Actualidad

Favorecer la amistad entre seniors y juniors garantiza la innovación

Las organizaciones son responsables de gestionar adecuadamente a las diferentes generaciones de trabajadores para que se sientan cómodos y rindan

Más del 45% de los trabajadores considera que se cotillea demasiado en el entorno laboral. Al menos así lo revela el estudio «Límites en el entorno laboral», elaborado por Udemy for Business. Además, el hecho de que los compañeros hablen de política, de relaciones personales, así como el tipo de vocabulario que utilicen puede hacer que un elevado número de trabajadores se sientan incómodos. «El entorno laboral ha cambiado mucho en los últimos 10 años, y es necesario que las compañías entiendan estas nuevas dinámicas» , explica Llibert Argerich, vicepresidente de Marketing de Udemy. Y es que, ahora mismo hay cuatro generaciones diferentes trabajando juntas, el 40% de ellos «millenials» o generación Z. «Esto está creando situaciones interesantes, ya que están compartiendo espacio con personas que han estado trabajando 30 o 40 años», subraya, y lo que ellos consideran que es normal, para personas de más edad es inadmisible.

Publicidad

«Lo que las empresas tienen que hacer para garantizar el mayor bienestar de todos sus empleados es entender estas dinámicas, porque las personas que entran ahora al mundo laboral lo hacen en un entorno mucho más desenfadado de los que entraban hace unas décadas», dice Argerich. «Ya no se requiere llevar un traje y una corbata, está bien ser amigo de los compañeros y tener conversaciones en áreas de descanso en las que, incluso, se pueden ofrecer refrigerios de manera gratuita, y esto antes era impensable», subraya. Por ello, es imprescindible que las empresas faciliten la comunicación entre sus trabajadores para que se entiendan los unos a los otros. «Para esto es muy importante el “coaching” y favorecer una empatía que haga que las nuevas generaciones sean respetuosas, así como crear dinámicas de trabajo para que la gente entienda lo que está tolerado y lo que no dentro del entorno laboral, como puede ser mostrar opiniones políticas muy extremas, ya que puede ser un foco de conflictos». Por el contrario, para Argerich, el cotilleo en el trabajo muestra que los empleados se sienten cómodos. «Es un símbolo también de los lazos que se originan entre compañeros de trabajo», añade. Hay una parte de los trabajadores que lo considera inapropiado, pero el hecho de que tanta gente lo haga es una muestra más de ese modelo de empresa.

Diversidad que enriquece

«La diversidad enriquece a las organizaciones», dice Mónica Seara, profesora del EAE Business School. «Una empresa en la que desarrollen su trabajo desde "millennials"a "baby boomers"tendrá un amplio abanico de soluciones, con ideas muy diversas, desde la frescura, innovación, así como la digitalización de los "millennials"y la experiencia y resiliencia de los baby boomers», explica. Sin embargo, Seara reconoce que, en ocasiones, los que llevan más tiempo se ven amenazados por los jóvenes. «La mejor manera de resolverlo sería formar a todo el equipo para que el trabajo conjunto enriquezca a la empresa y a todos los miembros de la comunidad de trabajadores, plantear un curso de dinámicas del ego, y aprovechar todo el potencial que hay en una comunidad intergeneracional al máximo», subraya. En España, y según el Randstad Employer Brand Research, contar con un buen ambiente de trabajo es importante.

«Es el cuarto aspecto más valorado por el 47% de los participantes en el estudio», apunta Miguel Valdivieso, director de Randstad Human Capital Consulting. «Además, en función del tipo de talento al que hagamos referencia y como esté gestionado en la organización, este punto puede ascender a la segunda o tercera posición».«Creemos que es un momento para conocer y escuchar las demandas de los diferentes colectivos que contribuyen al funcionamiento de las empresas y, a partir de ahí, entender cuáles son aquellos en los que tanto el profesional como la organización ganan mutuamente», apunta Valdivieso, quien subraya, además, que las principales claves son la flexibilidad y la capacidad de escucha a la hora de abordar este tipo de asuntos.

Publicidad

«Ahora, muchas empresas deciden apostar por un lugar de trabajo saludable como eje estratégico para atraer y retener el talento, ya que nadie quiere trabajar en una empresa tóxica, así que ser una empresa saludable es todo un reclamo, y evidentemente, una empresa que tenga buen clima de trabajo retiene mucho más talento que una que no lo tiene», añade Seara. Recalca que el salario es importante, alcanzada una media salarial que permita vivir cómodamente, si bien lo que se convierte en clave para trabajar son los compañeros, es el clima laboral y otros beneficios.