Más de 1.100 millones para incentivar vehículos «eco» y achatarrar los viejos

Industria armonizará los impuestos de matriculación y circulación para ganar competitividad.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ayer, en la inauguración de la planta de Vestas en          Ciudad Real
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ayer, en la inauguración de la planta de Vestas en Ciudad Real

Industria armonizará los impuestos de matriculación y circulación para ganar competitividad.

El Gobierno destinará 2.634 millones de euros a impulsar el sector de la automoción en España a través del Plan Estratégico de Apoyo Integral al Sector del Automóvil hasta 2025. El proyecto, presentado ayer por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, se pondrá en marcha de forma inmediata y contará con una dotación a corto plazo, entre 2019 y 2020, de 515 millones de euros. Maroto destacó que el proyecto es «el resultado del trabajo desarrollado de manera conjunta durante nueve meses por el Gobierno, el sector y los agentes sociales».

Dentro de estas cantidades, el Gobierno quiere fomentar la movilidad sostenible con unos nuevos planes de achatarramiento de vehículos y estímulo de la demanda de los denominados «cero» y los de bajas emisiones. Estas medidas contarán con un presupuesto estimado de 127 millones de euros para 2019 y 2020 y hasta un total de 1.127 millones para el periodo 2019-2025.

Se espera que esta inversión pública vaya acompañada de un mayor gasto por parte de los fabricantes en términos de I+D, un efecto «arrastre» que el Ejecutivo estima en 9.726 millones de euros entre 2019 y 2025, de los que 2.283 millones serían en los próximos dos años. El Ministerio de Industria prevé que el impacto del plan se materialice también en menores costes derivados de las mejoras de productividad, mejora de la sostenibilidad de transporte, reducción de importación de combustibles, incremento del consumo eléctrico, efectos sobre las salud del sistema público y efectos fiscales, entre otros.

El proyecto intentará conducir al sector a un nuevo modelo de movilidad sostenible. No obstante, dos de sus principales medidas para rejuvenecer el parque automovilístico ya estaban en funcionamiento antes de la llegada de Sánchez a La Moncloa. Los planes Moves y Movea, orientados a incentivar la adquisición de vehículos de energías alternativas, están incluidos en los Presupuestos Generales del Estado de 2018, aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy.

A pesar de mantener estos dos planes, la titular de Industria destacó que para desarrollar el proyecto se necesitan unos nuevos Presupuestos, ya que los de 2018 «no tienen fortaleza».

El plan prevé la puesta en marcha de medidas para el apoyo al rejuvenecimiento de las plantillas con la recuperación de la jubilación parcial y el contrato de relevo, así como normas encaminadas a incrementar la presencia femenina en todos los puestos de trabajo y perfiles profesionales. También incluye el refuerzo de la Formación Profesional Dual y de la vinculación de la empresa con la universidad. Estas propuestas se desarrollarían a través de la colaboración público-privada para lanzar programas formativos en trabajos relacionados con la digitalización y la transición ecológica. Además, el plan estratégico contempla la creación de una mesa de trabajo de movilidad sostenible que reúna al conjunto del sector para coordinar medidas a medio y largo plazo. El grupo de trabajo estará formado por los agentes públicos y privados, las patronales más representativas del sector y los sindicatos UGT y CC OO.

Armonización de impuestos

El Ministerio de Industria pretende, además, «armonizar» los impuestos de matriculación y circulación para mejorar la competitividad del sector de la automoción. Estos dos tributos «nos restan competitividad con respecto a otros países», según indicó Maroto, quien valoró que «la armonización nos va a permitir gravar sólo una vez frente a las dos actuales el mismo hecho imponible. Creo que es un beneficio para el consumidor». Dentro del plan para la automoción está el objetivo de definir «una nueva fiscalidad verde, más orientada hacia el uso» del vehículo. Aspectos como si esta medida supondría la eliminación del impuesto de matriculación, que se paga una vez se adquiere el vehículo, se tendrán que debatir en el grupo de trabajo con las empresas.