Más vale prevenir que curar

Los impagos han supuesto la primera causa de destrucción empresarial durante la crisis. Su prevención requiere plataformas que dispongan de información diaria de los clientes.

Debido a que los impagos han supuesto la primera causa de destrucción empresarial durante la crisis, las compañías ya no pueden fiarse de informes puntuales que sólo muestren fotografías estáticas y singulares de la situación de un cliente en el momento de la consulta. Además, las soluciones de recobro no permiten recuperar el importe completo del impago, y el seguro de crédito obliga a limitar mucho las posibilidades a la hora de negociar. Dionisio Torre, subdirector general de Desarrollo de Negocio de Axesor, asegura que se puede prevenir la morosidad, pero insta a pasar a un modelo de gestión del riesgo de crédito comercial proactivo.

Si bien hasta la fecha las soluciones eran buenas, ahora resultan demasiado pasivas e ineficaces. En los sistemas tradicionales hay mucha dicotomía. Desde Axesor resaltan que un 20% de las empresas que perecieron durante la crisis, en realidad, eran solventes y se vieron abocadas al cierre por un problema de liquidez. De sus estudios se desprende que apoyarse en un sistema de gestión integral del riesgo de crédito, que permita conocer en tiempo real el comportamiento positivo de las compañías que pagan a sus proveedores en plazo y que recoja cómo parte de esas empresas comienzan a retrasar sus pagos a proveedores de menor relevancia hasta que finalmente impagan, hace saltar las alarmas. De hecho, destacan que reduce entre el 25 y el 29% las pérdidas por impago y entre el 25% y el 30% los tiempos de gestión.

Torre advierte de que, más allá de la manifiesta mejoría que ha experimentado el panorama económico, la probabilidad media de impago del tejido empresarial español fue, a septiembre de 2015, del 8,55%, lo que evidencia que la gestión del riesgo de crédito con sistemas de información comportamental en tiempo real «debe ser parte nuclear de la gestión corporativa de cualquier compañía».

Las pérdidas por impagos han crecido más de un 30% y, desde el comienzo de la crisis, hay casi 44.000 concursos de acreedores por parte de sociedades mercantiles. Así, el subdirector general de Desarrollo de Negocio de Axesor sugiere apoyarse en plataformas que dispongan de información diaria de sus clientes para anticiparse a un posible moroso. «Desde Axesor creemos que la clave no es sólo evitar el impago, sino hacerlo maximizando la capacidad comercial y reduciendo los costes de gestión». Torre recuerda que en el pasado era impensable que cualquier empresa pudiera disponer de un sofisticado sistema de gestión de riesgo integral de crédito sin hacer grandes inversiones en software, información y modelización, pero señala que Axesor permite a cualquier compañía disponer de una plataforma adecuada a la realidad del mercado para mejorar dicha gestión.