Villar Mir: el único problema es saber cuándo va a entregar la plataforma el consorcio árabe-china

El presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir ha reconocido hoy que existen deficiencias de calidad en la plataforma que les ha aportado el consorcio árabe-chino encargado de la primera fase del AVE a La Meca y ha asegurado que si se sigue retrasando la entrega de tramos "a la fuerza se retrasará el final de la obra".

En declaraciones a los medios tras visitar los trabajos que lleva a cabo en Arabia Saudí el consorcio español adjudicatario del proyecto -entre los que figura OHL-, Villar Mir ha asegurado que la única preocupación que se tiene en estos momentos es saber cuándo va a entregar toda la plataforma el consorcio Al Rajhi Alliance, la alianza árabe-china encargada de la obra civil de la primera fase.

"La única pega que tenemos es cuándo se va a entregar porque una vez que se entrega la plataforma nosotros vamos como un cohete", ha subrayado el presidente de OHL, que ha acudido a conocer el avance de los trabajos acompañado del consejero delegado del grupo, Josep Piqué.

De los 450 kilómetros que comprende la vía de alta velocidad que conectará las ciudades santas de Medina y La Meca, el consorcio encargado de la primera fase "sólo"ha entregado 100 kilómetros y los demás tramos de plataforma todavía están ejecución, ha añadido.

Según han señalado fuentes cercanas a los trabajos, está prevista la entrega próxima de un segundo tramo de unos 84 kilómetros de longitud en los que por el momento ya se podría entrar a trabajar.

Si continúa la demora en la entrega de tramos por parte del consorcio chino, la puesta en marcha del proyecto podría llegar a retrasarse ya que las empresas españolas no pueden empezar a trabajar hasta que no tengan la plataforma, ha insistido Villar Mir.

Sin embargo, ha subrayado que por ahora no hay ningún retraso conforme al calendario oficial, que prevé la entrega del proyecto en diciembre de 2016, y ha asegurado que el consorcio español tiene "tiempo de sobra"para hacer la obra en los plazos contratados.

En el caso de que las demoras puedan llegar a trastocar el calendario inicial, el consorcio español estudian de qué manera puede llegar compensar el retraso de los chinos. Para ello, se contempla la posibilidad de que el consorcio español acelere su cometido para que las fechas se cumplan, según han señalado fuentes del consorcio.

Además, entienden que esta circunstancia es fácilmente subsanable mientras los encargados de la primera fase intensifiquen su ritmo de trabajo, al tiempo que subrayan que en este caso la dotación de fondos para el proyecto no representa un problema.

Con respecto a la plataforma entregada al consorcio español por parte del consorcio chino, Villar Mir ha reconocido que el tramo de 100 kilómetros entregado por ahora presentaba defectos en su construcción que han tenido que irse salvando. "Lo ideal sería que la plataforma viniese absolutamente plana", ha lamentado.

Asimismo, ha destacado la exigente ejecución que representa el primer tren de alta velocidad del desierto, así como el terreno arenoso y la presencia de rocas en algunos puntos del trazado.

Por ello, hay que tener la garantía de que todos los elementos están preparados para que no se filtre la arena, ha agregado Villar Mir, quien ha destacado que trabajar en Oriente Medio es un hecho de cada día para la compañía, que nunca ha tenido ningún problema.