Rivera destapa su jugada: que Rajoy no gobierne

Pese a que en el debate dijo que no vetaría al líder del PP, ayer ya reconoció que no le apoyará ni con la abstención

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, junto al candidato por Barcelona, Juan Carlos Girauta, ayer en Barcelona echando una partida de dominó
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, junto al candidato por Barcelona, Juan Carlos Girauta, ayer en Barcelona echando una partida de dominó

Pese a que en el debate dijo que no vetaría al líder del PP, ayer ya reconoció que no le apoyará ni con la abstención

Albert Rivera ha marcado ya con claridad qué hará con los votos que reciba Ciudadanos el próximo 26-J. Garantizó ayer que su partido no apoyará la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno ni tampoco se abstendrá para permitirla. «No queremos que Rajoy siga gobernando», «queremos un cambio de gobierno, de personas y de políticas», dijo. De esta manera, fiaría así los apoyos que obtenga en las elecciones generales a investir como presidente a Pedro Sánchez, ya que el propio líder del PP ha dejado claro que él no se va a marchar.

Aunque Rivera defendió en el debate a cuatro que él no estaba a favor de los vetos sí que escenificó con sus ataques en el bloque de regeneración que no estaría en un gobierno en el que estuviera Rajoy, poniendo así una de sus condiciones en la política de pactos. Ya lo hizo en la breve legislatura cuando trató de dividir el voto de los populares reclamando el apoyo de aquellos que pertenecieron a UCD para que se abstuvieran y permitieran hacer presidente al secretario general del PSOE. Ayer en el desayuno informativo organizado en Barcelona por «El Periódico», ante la insistencia de las preguntas, dejó de lado la ambigüedad que suele emplear en algunas de sus intervenciones y aseguró que no apoyará a Rajoy porque si no, «no habrá un gobierno con las manos libres y limpias». «Si el PP o el PSOE quieren contar con Ciudadanos, tiene que haber cambios, y uno de ellos es que el presidente del Gobierno no esté bajo la sospecha de Gürtel, ni del «caso Bárcenas, ni con la sede embargada», precisó. Rivera pidió de nuevo al líder del PP que reflexione y tome la decisión sobre su continuidad o su renuncia; aunque la formación naranja siempre argumente que ellos no le van a hacer las primarias al PP, mientras le ponen condiciones.

A díez días de las elecciones, Rivera no ha cerrado la puerta a volver a sentarse con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, de cara a un futuro gobierno. Y, descartado Rajoy, es su única posibilidad de alianza, de manera que PSOE y C’s podrían volver a llegar a sentarse en la mesa, siempre que sumen, pero, en palabras de Rivera, poniendo el «contador a cero». El líder de C’s tampoco oculta ya que se siente más cómodo con Sánchez como presidente. Sin embargo, el martes, en dos ocasiones Rivera dejó a un lado su política de guante blanco con el PSOE y le exigió que se desmarcara de Podemos.

La estrategia de Ciudadanos en este momento pasa por arañar votos de todos los partidos. Por un lado, en el debate a cuatro Rivera intentó disputar el espacio del cambio que pregona Pablo Iglesias dejando claro que la formación naranja es «el cambio a mejor». Por otro lado, su ataque frontal contra Rajoy trata de conquistar el voto del PP descontento con el líder del partido, por lo que Rivera sigue tratando de desgastarle con el argumento de la corrupción.

También fija su objetivo en el voto moderado del PSOE, después de haber visto en el debate a cuatro a un Pedro Sánchez debilitado. En Ciudadanos están convencidos de que aún los socialistas tienen suelo electoral, pero, ante la duda, tratan de movilizar al votante que a día de hoy no sabe si optar por PSOE o Ciudadanos apelando a la preocupación de una parte de ese electorado socialista que no ve con buenos ojos las alianzas con Podemos. Por ello Rivera recuerda a los socialistas que no se puede defender una cosa y luego sustentar los gobiernos municipales de Manuela Carmena en Madrid o de Ada Colau en Barcelona, aunque descartó que vaya a exigir al PSOE que le retire sus apoyos. «Nosotros no condicionamos los acuerdos autonómicos y municipales» a los pactos.

También apuestan por conquistar el voto protesta del que se ha adueñado Podemos de los electorales que no han visto con buenos ojos la unión de los de Iglesias con Izquierda Unida o los no son partidarios del chavismo y lo que está ocurriendo en Venezuela o las políticas de Grecia. De hecho, cuando el resto de partidos estaba grabando sus vídeos electorales, Albert Rivera viajaba a Venezuela en precampaña tratando de erigirse como el representante de los valores democráticos y tradicionales tratando de comerle ese espacio al Partido Popular.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, verá hoy en un acto público en Barcelona el partido de la Eurocopa que enfrentará a España con Turquía. Esta iniciativa se produce después de la resistencia de la alcaldesa Ada Colau a poner pantallas en la calle para ver a La Roja y la agresión que sufrieron dos aficionadas que reclamaban que se colocasen. Rivera, que visitará Almagro (Ciudad Real) por la mañana, verá el encuentro de la selección en un espacio que su partido habilitará en el Arco de Triunfo de la Ciudad Condal, para lo que la formación naranja pidió y obtuvo los permisos a la alcaldesa de Barcelona. Con él estarán Juan Carlos Girauta o Inés Arrimadas, informa Servimedia.