Primer intento de motín en prisión: los internos de Picassent se arman con palos “¡Asesinos, nos vais a matar aquí encerrados!”

Los funcionarios denuncian que al cortar los vis a vis por el coronavirus ha dejado de entrar droga y están muy alterados

Imagen de archivo de la prisión de Picassent por la noche

Las prisiones están ya al borde del colapso desde que llegara la crisis del coronavirus. A la tensión acumulada de los últimos meses, cuando la falta de personal ha hecho mella en la figura de autoridad que tendrían los funcionarios de prisiones, se unió la última semana la suspensión de cualquier tipo de salida de permisos, vis a vis y visitas de abogados. Esta mañana, según denuncian funcionarios del centro penitenciario de Picassent (Valencia), los internos han protagonizado el primer intento de motín. Ocurrió en el módulo 2 (penados) donde ha tenido que acudir el jefe de servicio de Preventivos acompañado de varios funcionarios. Armados con palos y golpeando el mobiliario, según fuentes internas, han comenzado a gritar a los funcionarios: “¡Asesinos! ¡Hijos de puta! ¡Nos vais a matar aquí encerrándonos!”. Gracias a la profesionalidad de los agentes, lograron revertir al situación y han pasado a seis internos a aislamiento normal, según el artículo 72 del Reglamento Penitenciario, que se aplica cuando hay peligro inminente de graves alteraciones. Los funcionarios ya denunciaron que al cortar los vis a vis (principal fuente de entrada de estupefacientes en las prisiones) muchos presos con dependencias sufrirían de síndromes de abstinencia fortísimos y ya se están empezando a notar las consecuencias.

Los internos se quejan de que los funcionarios les van a “pegar” el coronavirus y denuncian que no tienen asistencia médica, mascarillas y se sienten “tirados” y abandonados por el sistema penitenciario. “Creen que van a morir allí encerrados sin familia ni nadie que vaya a verles”, sostienen fuentes internas.

Dos internos aislados por sospecha de contagio

En el departamento donde comenzaron las agresiones verbales hay dos internos aislados por sospecha de coronavirus pero que aún no ha sido confirmado porque no les hacen las pruebas, algo que llevan denunciando desde la semana pasada cuando se dieron los primeros casos en la cárcel de Aranjuez, donde una trabajadora del servicio del jardín de infancia dio positivo, obligando a aislar a dos internas del centro.