El juez acuerda el internamiento de la menor captada por un yihadista belga

La Fiscalía y el equipo de expertos instan la medida en régimen cerrado tras la comparecencia de la adolescente en la Audiencia Nacional

La Policía detuvo ayer a un supuesto yihadistas en Mataró (Barcelona) con formación militar y experiencia en combate tras su regreso de Siria
La Policía detuvo ayer a un supuesto yihadistas en Mataró (Barcelona) con formación militar y experiencia en combate tras su regreso de Siria FOTO: POLICÍA NACIONAL POLICÍA NACIONAL

La Audiencia Nacional acordó ayer el internamiento en régimen cerrado de la menor de nacionalidad española que fue captada por un supuesto yihadista belga y que fue liberada el pasado 15 de julio en la localidad de Verviers (Bélgica). Según ha podido saber LA RAZÓN, el juez de guardia acordó la medida a instancias tanto de la Fiscalía como del equipo técnico (integrado por psicólogos, educadores y trabajadores sociales que asisten a los jueces de menores y al Ministerio Público en estos procedimientos).

La joven de 16 años –que según informó el Ministerio del Interior abandonó el domicilio familiar el 2 de julio y fue trasladada a Bélgica acompañada de integrantes de esa supuesta red yihadista de captación afincada en ese país– compareció acompañada de sus progenitores ante el magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, en funciones de guardia y actuando en sustitución del juez central de menores del tribunal. Lo hizo apenas un par de horas después de aterrizar en España en un avión procedente de Bélgica. La comparecencia, en todo caso, no incluyó la toma de declaración de la menor. El expediente ha sido declarado secreto, señalan las fuentes consultadas por este periódico.

Según estipula la Ley reguladora de la responsabilidad penal del menor, el internamiento en régimen cerrado (una medida cautelar reservada para los delitos más graves) acordado ahora por el magistrado con carácter provisional (y que se encargará de revisar dentro de dos meses el juez central de Menores de la Audiencia Nacional, José Luis Castro), supone que la menor pase a residir en un centro de menores donde llevará a cabo «actividades formativas, educativas, laborales y de ocio».

Labor de radicalización

Según la investigación puesta en marcha por el Servicio de Información de la Guardia Civil –que llevó a la detención del presunto yihadista en colaboración con la Policía Federal belga– el arrestado, de 34 años, habría estado llevando a cabo una labor de radicalización de la menor con el envío constante de propaganda terrorista islamista a través de la red.

La desaparición de la adolescente puso en guardia tanto a la Guardia Civil como a la Fiscalía y al juez central de Menores de la Audiencia Nacional, ante la sospecha de que la red yihadista planeara trasladarla a zonas de conflicto. Tras dos semanas en paradero desconocido, las pesquisas permitieron la detención del supuesto yihadista en la localidad de Verviers gracias a la cooperación policial y judicial entre los dos países.

En esa misma operación se consiguió liberar a la joven española, sobre la que pesaba una Orden Europea e Internacional de Detención cursada por el juez central de Menores de la Audiencia Nacional.

La Guardia Civil deberá esclarecer ahora cómo se produjo la captación de la menor y si efectivamente iba a ser trasladada por la red yihadista a una zona de conflicto con su consentimiento.