Un marroquí, entre los posibles sucesores de Al Zawahiri al frente de Al Qaeda

Abderrahmane Al Maghrebi era yerno y principal asesor del cabecilla abatido

Ayman Al Zawahiri
Ayman Al Zawahiri

Abderrahmane Al Maghrebi, yerno y principal asesor de Ayman Al Zawahiri, está, según la prensa del país vecino, en la lista de candidatos para sucederle al frente de la banda yihadista.

Según el periódico “Al Ahdath Al Maghribia”, este marroquí llamado Mohamed Abattay, es miembro de Al Qaeda desde hace mucho tiempo, actualmente jefe de la rama de la organización terrorista en Irán. También estuvo durante mucho tiempo a cargo del brazo de medios y propaganda de la organización, Assahab.

De hecho, Al Maghrebi ha ocupado puestos de alto rango en la organización terrorista desde 2011. Fue responsable de Al-Qaeda en Afganistán y Pakistán, ya en 2012. Tras años de presión antiterrorista internacional, se trasladó a Irán, donde siguió supervisando las actividades de la organización en todo el mundo.

Como jefe de la oficina de comunicaciones externas de Al-Qaeda, Al Maghrebi coordinó actividades con los afiliados y miembros de la organización. En enero de 2021, el Departamento de Estado de EE. UU. clasificó a este marroquí como “terrorista internacional” y ofrece siete millones por cualquier información que conduzca a su detención.

Se le conoce como el “zorro de Al-Qaeda”, ya que logró engañar a los servicios estadounidenses durante mucho tiempo. Incluso se consideró muerto durante mucho tiempo. Su tiempo en Irán y las condiciones en las que regresó a ese país siguen siendo un enigma. No es, de hecho, uno de los miembros de la dirección de la organización que fue a este país en 2001, tras la caída del régimen talibán.

En la terna de candidatos al puesto también figura el egipcio Saif Al-Adel que forma parte del “comando central” y Yazid Mebrak, líder de Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), así como Ahmed Diriye, el líder de la rama yihadista en África Oriental.

Por otra parte, la amenaza terrorista vinculada a Daesh y Al-Qaeda “sigue presente” en Marruecos, indica un informe del secretario general de la ONU.”A pesar de los éxitos en la lucha contra el terrorismo, la amenaza ligada a Daesh y Al-Qaeda sigue presente en el país”, indica el 15º informe del Secretario General de la ONU sobre la amenaza que supone para la paz y la seguridad Daesh organismos internacionales y la labor de las Naciones Unidas para ayudar a los Estados miembros a contrarrestar esta amenaza.

En este documento, el máximo responsable de la ONU precisa que en Marruecos, los servicios de seguridad detuvieron a nueve personas pro-Daesh entre enero y mayo. Dos de ellos buscaban incorporarse a otras zonas de conflicto, en particular en Afganistán, y otro estaba en posesión de manuales para la fabricación de explosivos caseros, agrega el documento.

También explica que la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) ha reforzado la capacidad de Marruecos para investigar los delitos terroristas, incluidos los cometidos por combatientes terroristas extranjeros y repatriados, informa Le360.

El informe también revela que, en la primera mitad de 2022, la amenaza que representan Daesh y sus afiliados para la paz y la seguridad internacionales siguió aumentando, en línea con las tendencias observadas en los últimos dos años.

La amenaza sigue siendo particularmente alta en las zonas de conflicto, desde donde podría extenderse a áreas no afectadas, advierte el informe. Subraya que, a pesar de la eliminación de muchos cabecillas, Daesh y sus afiliados continúan explotando las vulnerabilidades de seguridad y las condiciones propicias para la propagación de terrorismo para reclutar y organizar y llevar a cabo ataques sofisticados.

La desaceleración de la economía mundial y el aumento de la inflación, junto con las medidas fiscales y monetarias adoptadas por los gobiernos para hacerle frente, pueden exacerbar estos factores en la propagación del terrorismo y aumentar aún más la amenaza, según el informe.

Daesh apuesta por explotar las vulnerabilidades relacionadas con el conflicto mientras busca inspirar o dirigir ataques en áreas no afectadas por el conflicto, donde los ataques generan más impacto mediático, lo que puede traducirse en un mayor interés y apoyo.

“Aunque la amenaza sigue siendo relativamente baja fuera de las zonas de conflicto, es fundamental seguir vigilando cualquier restauración o fortalecimiento de la capacidad de Daesh para realizar o facilitar ataques fuera de estas zonas”, recomienda el secretario general de la ONU en su informe .