Lo último en drones: de los kamikaze usados en Ucrania a los atuneros o los taxis aéreos

UNVEX, la mayor feria sectorial de España, presentó las últimas novedades en sistemas remotamente tripulados terrestres, marítimos y aéreos

Presentación del Euromale en 2018
Presentación del Euromale en 2018 FOTO: Airbus

Pensar en drones es pensar en pequeñas aeronaves multirrotor para que jueguen los adultos o en grandes sistemas de ala fija que sobrevuelan los campos de batalla a miles de kilómetros de altura. Pero los drones son más, mucho más. Para empezar, entre esos dos ejemplos se mueven cientos de opciones. Para seguir, el cielo no es su único dominio. La mayor feria española del sector, UNVEX, reunió este mes las últimas tecnologías de la industria dron y lo hizo por tierra, mar y, por supuesto, aire.

El visitante que accedía al recinto ferial de Fibes, en Sevilla, se encontraba nada más entrar con dos monstruosos UAV en maqueta: el Eurodrone de Airbus y el Seaguardian de General Atomics. Ambos a escala, ya que los 26 metros de envergadura del primero y los 24 del segundo harían difícil su exposición en un espacio cerrado. Además, si bien el segundo ya vuela e incluso han mostrado interés en su adquisición la Armada y el Ejército del Aire y del Espacio, que ya tiene el Predator B de esta misma empresa en su arsenal, el primero, en cambio, es aún un proyecto, aunque los países implicados en su desarrollo, España, Alemania, Francia e Italia, ya han encargado 60 unidades. Una diferencia importante a la hora de hablar de la incorporación de este tipo de sistemas es que mientras que el Seaguardian es estadounidense y para poder armarlo debe dar permiso el Congreso de ese país, el Eurodrone es europeo, así que no hay problemas.

MQ-9B SeaGuardian
MQ-9B SeaGuardian FOTO: General Atomics

Al otro lado del pasillo central de UNVEX, justo frente a estos dos enormes sistemas, se expuso otro, también en maqueta por sus dimensiones. El Targus de Indra, una aeronave opcionalmente tripulada que pasa por ser el mayor dron construido en España con sus 12 metros de envergadura y sus 1,2 toneladas de peso.

Estos gigantescos drones son las estrellas indiscutibles por tamaño y en los dos primeros casos por capacidad de armamento, pero tienen unos hermanos pequeños que Ucrania ha hecho famosos por su efectividad contra los carros de combate. Hablamos de los drones kamikaze, unos sistemas que en el sector se conocen como munición merodeadora. Verdaderas bombas guiadas, estos drones son capaces de mantenerse sobre la zona de combate y precipitarse como un misil sobre el objetivo o volver a casa si no hacen falta. Un ejemplo de estos sistemas lo presentó Arquimea, el Q-SLAM-40, que no solo sirve como arma, sino que también realiza labores de protección, vigilancia, reconocimiento, adquisición de objetivos o evaluación de daños.

Por tierra, mar y aire

Pero no todo estaba en el cielo en esta séptima edición de la feria. A los UAV (aéreos) en esta ocasión había que sumar UGV (terrestres), USV (marinos) y UUV (submarinos), lo que deja muy clara la apuesta generalizada por robotizar lo máximo posible a las Fuerzas Armadas, lo que evitará muchas bajas propias, si bien los soldados seguirán siendo, y por muchos años, el eje de cualquier ejército. No hay que olvidar que la premisa principal para vencer en cualquier contienda es poner la bota sobre el terreno.

Y para pisar ese terreno nada mejor que enviar por delante un UGV como el RAM SR-001 de SDLE. Se trata de un sistema de apoyo al combatiente a pie, con inteligencia artificial integrada y sensores que incluyen hasta un Lidar 3D.

UGV de SDLE en UNVEX.
UGV de SDLE en UNVEX. FOTO: infodefensa.com

En el ámbito marítimo, durante UNVEX pudieron verse sistemas como Spayk de SCR, un equipo USV en cuyo desarrollo ha colaborado la Armada. El Spayk tiene una autonomía de hasta tres horas, lo que le permite realizar una amplia variedad de misiones.

UNVEX son drones, drones por todas partes, de defensa, de seguridad, de emergencias y hasta de transporte. La denominada UAM (Urban Air Mobility) estaba representada en la feria por un sistema aéreo de la Policía Nacional, un aerotaxi llamado 216, fabricado por E-Hang, que ya solo necesita de una legislación apropiada y una red de vertipuertos (paradas aéreas de taxi) para lanzarse al aire. El sistema tiene dos plazas con capacidad para 22 kilos, puede recorrer distancias de hasta 35 kilómetros y volar a un máximo de 130 kilómetros por hora. El primero que volará sobre una ciudad, se anunció en UNVEX, lo hará el próximo día 29 sobre Santiago de Compostela.

Taxi aéreo de la Policía Nacional expuesto en UNVEX.
Taxi aéreo de la Policía Nacional expuesto en UNVEX. FOTO: infodefensa.com

Un caza drones para proteger la cumbre de la OTAN

Pero no solo hubo drones, junto a estos sistemas se vieron también sus gadgets, desde cámaras a brazos robóticos, y por supuesto están también sus némesis, los que los cazan, los antidrones. Uno de ellos, el Crow de Indra, hizo las delicias del gran público durante la jornada de demostraciones, donde se pudo comprobar cómo este sistema, en manos del Ejército del Aire y del Espacio, protegió la cumbre de la OTAN en Madrid e incluso al famoso Air Force One que llevó a Joe Biden a la capital española, además de a otro centenar de aviones de distintas autoridades durante ese mismo evento.

Sistema Crow de Indra en UNVEX.
Sistema Crow de Indra en UNVEX. FOTO: Infodefensa.com

La jornada de demostraciones ofreció curiosidades que demuestran las extraordinarias capacidades de estos sistemas. Por ejemplo, UAV Works voló uno de sus drones Valaq ubicado en Valencia pero lo hizo desde Sevilla. Este dron, además, tiene un sistema de despegue muy llamativo, pues es un ala fija que se coloca verticalmente para despegar, como si fuera un cohete, y luego sin embargo avanza en horizontal como cualquier avión.

Por haber hubo hasta un dron atunero, el Airfox de Marine Instruments, un sistema diseñado inicialmente para ayudar a la industria atunera a buscar los bancos de peces que, posteriormente, se ha demostrado especialmente indicado para las necesidades de la Armada española. Por cierto, el sistema funciona con energía solar gracias a los paneles que recubren sus alas.

UNVEX ha dejado claro que la tecnología dron avanza a pasos agigantados. En Defensa, los sistemas se han demostrado imprescindibles con la guerra de Ucrania como telón de fondo y su evolución es prácticamente diaria; en Seguridad, la cuestión migratoria ha puesto de relieve su capacidad de vigilancia y el desarrollo de cámaras y radares cada vez más precisos es exponencial; en Emergencias, los incendios o el volcán de la Palma han disparado el interés en estas herramientas, cada vez más adaptadas a estas eventualidades; y en el ámbito del Transporte, el sector prevé tener los primeros aerotaxis no tripulados para el año 2035.