Política

Diez etarras que piden su excarcelación suman 4.500 años de cárcel y 19 asesinatos

Los diez etarras
Los diez etarras

El denominado «Colectivo de Presos Políticos Vascos» (EPPK por sus siglas en euskera) ha iniciado la llamada «vuelta a casa» que anunció en un comunicado a finales de año, con la petición de libertad por motivos de salud de diez presos etarras y de otros seis por ser mayores de setenta años. En diciembre, el colectivo decía estar dispuesto a hacerlo de «manera escalonada mediante compromisos individuales y en un tiempo prudencial». Pero de una tacada se han incluido 16 etarras, entre ellos sanguinarios terroristas e históricos de la banda como Javier Arizcurren Ruiz, alias «Kantauri», Garikoitz Arruarte Santa Cruz o Iñaki Etxeberria Martín, alias «Mortadelo». Diez de los 16 terroristas que piden su excarcelación por «estar gravemente enfermos», según el entorno proetarra, suman en total 19 delitos de sangre y 4.548 años de condena en Francia y España.

De todos ellos, es Garikoitz Arruarte el que más años tiene de condena, con 2.775 años de prisión por el intento de atentado en el Intercity Madrid-Irún, en la Nochebuena de 2003, en el que viajaban 184 personas. Pero el más conocido sin duda es «Kantauri», ex jefe de comandos de la banda en la década de los noventa y condenado a casi 1.100 años de prisión por, entre otros, ordenar el asesinato del edil del PP de Sevilla Alberto Jiménez Becerril y a su esposa, Ascensión García. Por plantear este asesinato, «Kantauri» fue condenado a 56 años de prisión en un juicio celebrado en noviembre del pasado año en la Audiencia Nacional y en el que se negó a declarar porque –dijo– «soy militante de ETA y no voy a participar en este juicio».

En la lista también está «Mortadelo», con seis asesinatos en su historial y condenado a un total de 487 años de prisión por su participación, entre otros, en el atentado de la Plaza de la Cruz Verde en Madrid que costó la vida a cinco militares. Además, entre los primeros presos que piden su excarcelación está Jesús María Martín Hernando, condenado a 36 años por realizar labores de vigilancia de un sargento de la Ertzaintza asesinado posteriormente; José Ramón López de Abetxuko Likiniano; Inmaculada Berriozabal Bernas, condenada a 12 años por integración en ETA; Aitzol Gogorza Oteagi, condenado a 20 años por el intento de asesinato de un funcionario de prisiones; José Miguel Etxeandía Meabe, condenado a 17 años por facilitar información para un atentado; Ibon Fernández Iradi, ex jefe militar de ETA y Ventura Tomé Queiruga, condenado a 22 años en Francia y con dos condenas pendientes por el asesinato de dos guardias civiles.