Tezanos condiciona los pactos: los españoles quieren una coalición de Gobierno PSOE-Podemos

El CIS, por primera vez en su historia, saca una encuesta sobre pactos en plena negociación de comunidades y ayuntamientos

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en su última reunión con Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos
El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en su última reunión con Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) saca, por primera vez en su historia, una encuesta sobre pactos en plena negociación de los gobiernos autonómicos y municipales.

Por primera vez en la historia, en plena guerra entre partidos (y también dentro de las propias formaciones políticas) para intentar formar un Ejecutivo estable tanto en La Moncloa como en las comunidades y ayuntamientos, el CIS de Tezanos ha emitido esta mañana un estudio con las preferencias de los españoles: la gran mayoría (más del 45%) descarta un Gobierno monocolor en minoría.

Aunque la opción preferida pasa por investir a Pedro Sánchez como presidente, más de un tercio de ellos (el 34,1%) apuesta por un pacto entre el PSOE y Unidas Podemos, justo lo que ha reclamado Pablo Iglesias desde que se conocieron los resultados definitivos del 28-A. La mayor parte descarta que entren en esa fórmula las partidos independentistas y se decanta por que las dos fuerzas de izquierdas busquen apoyos en forma de abstención de los nacionalistas no secesionistas. Resulta curioso que ésta es la opción preferida por un 68,3% los votantes socialistas. Un 24,5% se muestra partidario de una unión entre el Partido Socialista y Ciudadanos, mientras que un porcentaje menor (el 16,1%) ve factible que salga adelante un pacto entre PSOE, UP y los partidos independentistas. Solo el 7,9% cree que la mejor opción es que los socialistas entren en solitario en La Moncloa y busquen así apoyos puntuales. El 6,1% apuesta por una gran coalición entre los partidos de centro derecha (PP, Ciudadanos y Vox), aunque se vieran obligados a buscar otros apoyos en el resto de las fuerzas presentes en el Congreso. El sondeo se elaboró entre el 1 y el 11 de mayo, es decir, en los días previos al arranque de la campaña electoral para los comicios autonómicos, municipales y europeos. Los españoles también aprovecharon las preguntas para denunciar la ineficacia de la campaña electoral: el 40,5% considera que ha tenido “poca información de los programas electorales sobre los asuntos que más les interesan”.

El sondeo también pregunta sobre unas posibles nuevas elecciones. Ciudadanos y Unidas Podemos superarían al PP si de nuevo se celebraran elecciones generales, según el último barómetro del CIS, que pronostica un notable refuerzo de la victoria que el PSOE obtuvo en los comicios del 28 de abril, al subir casi ocho puntos, desde un 28,7 por ciento al 36,5 por ciento de apoyos.

La encuesta concede a Ciudadanos un 16,3 por ciento de voto directo sobre el voto emitido, lo que supone un ligero repunte que no llega al medio punto. Sin embargo, en el caso de Unidas Podemos, que junto a En Comú Podem obtuvo 13,7 por ciento de los sufragios, ahora baja hasta el 15,3 por ciento, mientras que a Ciudadanos le atribuye un 16,3 por ciento frente al 15,96 por ciento que obtuvo el 28-A.

Las fuerzas independentistas catalanas apenas experimentan cambios en el barómetro respecto a los resultados de las generales, y así el CIS atribuye a ERC el 4 por ciento de los votos, cuando consiguió un 3,9 por ciento en los comicios, y otorga a Junts per Catalunya un 1,2 por ciento, dato algo inferior al 1,9 de las elecciones.

En cuanto al PNV, bajaría dos décimas, del 1,5 al 1,3 por ciento, en tanto que EH-Bildu subiría ligeramente desde el 1 por ciento de los sufragios al 1,1 por ciento.

Además, en Navarra, la coalición Navarra Suma (UPN, PP y Cs) conservaría su posición, ya que el muestreo le da un 0,5 y obtuvo un 0,4 por ciento de los votos en las elecciones generales.