Historia

La última foto del diputado Alfonso Guerra

Alfonso Guerra antes de participar por última vez en un pleno del Congreso después de 37 años como parlamentario.
Alfonso Guerra antes de participar por última vez en un pleno del Congreso después de 37 años como parlamentario.

Alfonso Guerra ha puesto hoy fin a 37 años de diputado, el más longevo de los que había en la actualidad en el Congreso, con el premio de la ovación que le han brindado todos sus compañeros del grupo socialista en la escalinata de los Leones.

A sus 74 años, el que fuera vicepresidente del Gobierno (1982-1991) y 'número dos' del PSOE (1979-1997) se ha despedido de la primera línea de la política tras haber encarnado a una de las principales figuras desde la Transición.

Protagonista de momentos memorables durante casi cuatro décadas, Guerra ha pretendido marcharse sin hacer mucho ruido, pero los diputados del PSOE, con su líder, Pedro Sánchez, a la cabeza, han querido rendirle un último homenaje.

Al término del pleno, el de cierre de año, los diputados y los trabajadores del grupo socialista han salido a la escalinata del Palacio de las Cortes para recibir entre aplausos a Guerra e inmortalizar su última imagen como diputado.

"El que se mueva no sale en la foto", ha gritado uno de los diputados reproduciendo la frase que siempre se atribuyó a Guerra, pero que él rechazó ser el autor.

Con una sonrisa amable, Guerra ha agradecido las muestras de cariño y aprecio, a las que se han sumado otros diputados, también del PP -"es un fruto bastante dulce marchase con el apoyo de los propios y el respeto de los ajenos", ha dicho a los periodistas-, a lo largo de la jornada.

En el interior del hemiciclo, en cambio, no ha habido ningún recordatorio, después de que ya lo hiciera el presidente del Congreso, Jesús Posada, hace un mes, acompañado del aplauso de toda la Cámara.

Antes de 'cortarse la coleta', Guerra ha evocado lo que han sido casi 40 años de actividad parlamentaria, desde las Cortes Constituyentes en la que se estrenó como diputado.

Ha expresado su orgullo por haber sido testigo de los "mejores años"de la historia de España, a pesar de los altibajos, y ha lamentado que haya gente que piense que este periodo ha sido un "fracaso".

"Con Franco, España estaba fuera, no estaba en el mapa y de pronto, se logra, y se logra haciendo confluir a las dos Españas en una sola España", ha destacado.

Guerra deja un resquicio para seguir en contacto con la política, ya que seguirá siendo presidente de la Fundación Pablo Iglesias, ligada al PSOE.

A pesar de retirarse de la primera plana, ha asegurado vivir con normalidad el momento gracias a su "capacidad de adaptación"y ha confesado que sólo echará en falta la imagen del Palacio que le ha acompañado en estos casi cuarenta años.

"La vida está llena de una acumulación de datos, de vivencias, que todas quedan en las alforjas, buenas y malas, seguiré viviendo normalmente", ha insistido.

Al homenaje ante la fachada del Congreso, se han sumado los mensajes de reconocimiento de los diputados socialistas por lo que ha representado Guerra en la democracia y en el partido.

"Gracias Alfonso por estos años, tu labor parlamentaria ha creado escuela. Formas parte de la historia del PSOE", le ha elogiado Pedro Sánchez en las redes sociales.

La diputada Carmela Silva ha dicho sentirse "orgullosa del político que siempre defendió causas justas"y Pablo Martín Peré, uno de los diputados jóvenes del grupo, ha destacado que Guerra se va "después de demostrar que ser socialista no se predica: se practica".

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, le ha definido como "mucho más que un diputado: un referente ético y político", por lo que ha confiado en que el partido siga contando con su "consejo y reflexión".

Desde otros partidos, las opiniones han sido más prudentes.

"Mi formación y yo hemos tenido grandes diferencias, pero no deja de ser un parlamentario importante en la vida política española", ha valorado Gaspar Llamazares de IU.

Rosa Díez, la que fue durante años compañera de filas en el PSOE, se ha quedado en el que "le vaya bonito en su nueva vida".

El testigo como diputado decano lo recoge el también socialista José María 'Txiki' Benegas, quien ha ocupado escaño en todas las legislaturas desde las Cortes Constituyentes, salvo en la tercera.