Moix prorrogó un año al fiscal de Lezo 13 días antes de que saltara la causa

Iañez planteó el día 18 su renuncia al fiscal jefe. El lunes lo justificó: «Fue un calentón».

Manuel Moix
Manuel Moix

Iañez planteó el día 18 su renuncia al fiscal jefe. El lunes lo justificó: «Fue un calentón».

Ni cese, ni intento de cese, ni marginación de ningún tipo. En ningún momento el fiscal jefe Anticorrupción Manuel Moix – a quien se le está intentando desacreditar desde que prácticamente tomó poseión de su cargo– ha apartado o intentado apartar el fiscal Carlos Iañez de la «operación Lezo». De hecho, el pasado día 3 fue cuando propuso de forma expresa que se prorrogase durante un año más su permanencia en comisión de servicios de Iañez en la Fiscalía Anticorrupción. El fiscal general, José Manuel Maza, aprobó esa petición tres días después. Es decir, 13 días antes de que estallara esta causa, en la que se investiga una presunta trama de corrupción vinculada al Canal de Isabel II de Madrid.

El primer «aviso» de todo lo que ha sucedido con posterioridad, se produjo el día 14. Ese día, lunes, Iañez le dice que, junto a la otra fiscal adscrita a la citada operación contra la presunta trama de corrupción del Canal Isabel II, Carmen García, iba a invocar el artículo 27 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, para que la Junta de Fiscales se pronunciara sobre la práctica de determinados registros, respecto a algunos de los cuales Moix pidió retrasarlos –no suspenderlos– la cual, finalmente se celebró el día siguiente y avaló el criterio de los dos fiscales que lo plantearon.

En esa conversación, Iañez llega a reconocer al fiscal jefe Anticorrupción que la decisión de invocar el artículo 27 del Estatuto Orgánico podría hacer que tuviese que presentar su renuncia. Ante ese comentario, Manuel Moix se limitó a contestarle que ésa era una decisión absolutamente personal y que debía meditar y decidir él mismo. «Es una decisión tuya», le llegó a decir Moix a su subordinado.

En esa situación se llega al pasado lunes. A primeras horas de la mañana, Iañez se reúne con Moix en el despacho de éste para solicitarle tres días de permiso, que le fue concedido y que comenzó a disfrutar ayer mismo. En esa conversación, el fiscal jefe le preguntó por si había adoptado alguna decisión respecto a su posible renuncia, a lo que Iañez le contestó con un signficativo «fue un calentón» cuando se lo planteó semanas atrás. Moix le reiteró entonces que pensara la decisión que iba a doptar finalmente y quedaron emplazados la próxima para tomar un decisión, una vez que Iañez regrese de estos días de asueto.

En todo caso, las reacciones no se hicieron esperar desde el primer momento en que se difundieron informaciones que apuntaban a que Manuel Moix podría heber relevado a Iañez de la investigación de la «operación Lezo». Así, la presidenta de la Comisión de Justicia del Congreso y diputada socialista Margarita Robles exigió una explicación «inmediata» del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ante esas informaciones. «Es imprescindible, no puede tardar ni un minuto en dar explicaciones» sobre un cese que se ha constatado no fue tal.