Política

Nuevo líder, nueva frontera

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

No hay liderazgo sin respaldo, ni respaldo sin sufragio. El líder del PSOE debe tener el respaldo de los militantes y simpatizantes a partir de un proceso inmediato de primarias abiertas.

Debe tener en el apoyo de una inmensa mayoría de socialistas, urna de por medio en cada una de las agrupaciones, la legitimidad para emprender una nueva etapa para la organización y para nuestro país.

De esta forma, debe tener la capacidad de organizar las federaciones regionales de tal modo que todos los socialistas tengamos el mismo discurso, vivamos en la provincia que vivamos, en el municipio en el que trabajemos.

Al mismo tiempo, debe tener la formación suficiente como para poder descubrir que hay una nueva frontera ante nosotros. Un nuevo paradigma tecnológico que puede convertir a nuestro país en un lugar muchos más próspero.

En ese sentido, debe mostrar a los ciudadanos que tiene vida más allá de la política. Que es ciudadano en suma, que rechaza la profesionalización de la política. Tener oficio y beneficio, dedicación y cotización en la Seguridad Social. Ser un político que rechace a aquellos capaces de poner la diana por donde pasa la flecha.

Debe ser capaz de saber que en España hay una solo nación y que el proyecto colectivo de nuestro país es garantía de nuestro progreso. El disenso, territorial o social, sólo nos ha traído desgracias en nuestra historia.

Para eso, también debe ser capaz después de aglutinar una mayoría social en España, desde el centro hasta la izquierda más comprometida. Un proyecto abierto que quepan los trabajadores y las rentas medias, sin ocurrencias ni radicalismos estériles.

De esta forma, debe tener la capacidad de poder poner de acuerdo a todos los agentes económicos y sociales. Un gran acuerdo liderado por un nuevo referente que nos haga a todos los españoles, al menos a una buena parte, remar en la misma dirección. Por encima de los poderosos importa el interés de los españoles, o, aquello que yo llamo... nación.

Debe ser capaz de dedicarse a lo que importa. Su agenda debe centrarse en el desempleo, la prosperidad, la educación, la salud. Evitar despistarse con debates estériles, el federalismo o el modelo de Estado, que sólo conducen a no dedicarnos a lo que no interesa a la gente.

Debe ser capaz, por encima de cualquier presión, de comprometerse a llevar a cabo en nuestro país una revolución moral de la vida pública. La lucha contra la corrupción deberá impregnar cada poro de nuestras instituciones y de todos los hombres y mujeres públicos.

Debe representar, por edad y por dedicación, un punto y aparte con gobiernos anteriores. Para lo bueno y para lo malo. Un nuevo equipo para una nueva etapa, tan necesaria, a la altura de nuestra responsabilidad. No critico a los cestos de ahora, sino que avalo a los mimbres que bien podrían hacer nuevos cestos.

No valen los que escribieron las páginas anteriores, necesitamos nuevos redactores para una nueva frontera para nuestra nación.

.

Miembro del Comité Federal del PSOE