Un área controlada por AQMI

Análisis. Al Qaida para el Magreb Islámico cuenta con una cierta operatividad en la zona del accidente

El grupo yihadista que actúa en la zona de Marruecos y Mauritania más próxima al lugar del mar en el que desapareció un helicóptero del Ejército del Aire español con sus tres tripulantes, es Al Qaida para el Magreb Islámico (AQMI), cuya actividad terrorista, eclipsada por las del Daesh, el Estado Islámico, continúan con especial incidencia en Mali y Argelia. Este grupo, cuyo líder es Abdelmalek Droukdel, se divide, para la comisión de atentados terroristas en varias «katibas» (unidades de combate). Se calcula que en la actualidad está formado por un millar de individuos. El «avispero» en que se ha convertido toda la zona ha conocido, desde la proclamación del Estado Islámico, un crecimiento de la actividad terrorista ya que AQMI es una de las «mejores» franquicias que le quedan a Al Qaida Central (AQC), absolutamente superada por el Daesh en cuanto a afiliación de combatientes y acciones criminales. Por ello, el tráfico de armas y combustible, que nunca había desaparecido, está conociendo su particular «agosto». AQMI cuenta con una organización que le es absolutamente fiel, el Emirato del Gran Sahara, que, además de sus ataques, se preocupa de darles la mayor publicidad, como hizo el pasado mes de julio contra un convoy de la misión de la ONU en Mali cerca de Tombuctú que causó seis muertos. En la grabación, aparece otro de los jefes actuales «katiba», Talha Allibi. Lo más preocupante y que viene siendo una constante en los comunicados de AQMI y grupos afines, es la constante referencia a las victorias que los musulmanes obtuvieron en su momento en España . En este caso, cita la batalla de Sagrajas, que se libró en las proximidades de Badajoz, el 23 de octubre de 1086, entre las tropas cristianas de Alfonso VI de León y Castilla y las almorávides de Yusuf ibn Tasufin, con la derrota del rey cristiano.

AQMI, según expertos antiterroristas españoles, cuenta con una cierta infraestructura en España, en especial en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, para la captación de nuevos militantes; y se cree que dispone de «células durmientes» en algunos puntos del resto del territorio español. Con una misma zona de actuación, sobre todo en Mali, existen otros grupos con los que AQMI ha llegado a colaborar, como el MUYAO, Ansar el Dine y los Almouraboutines, a los que se unieron «los que firman con sangre» de Moktar ben Moktar, que parece no haber muerto.