Probamos la hamburguesa más saludable del mundo

La burger 2.0 de Heura, elaborada a base de proteína de guisante concentrado y aceite de oliva virgen extra, tiene un 85% menos de grasa saturada que una hamburguesa de carne de vacuno

Bernat Añaños, fundador de Heura, marca dedicada a la carne vegetal
Bernat Añaños, fundador de Heura, marca dedicada a la carne vegetal FOTO: ©Gonzalo Pérez Mata La Razón

Según llega a la mesa, las papilas gustativas se activan. El aspecto, desde luego, es de una hamburguesa tal y como estamos acostumbrados a devorar. Hablamos de la burger 2.0 que Heura ha lanzado al mercado. La hamburguesa más sana del mundo. Así la definen Bernat Añaños y Marc Coloma, fundadores de la startup española de carne 100 por 100 vegetal, que sigue avanzando en su misión de acelerar la transición protéica creando soluciones holísticas, que permitan dejar obsoleto el sistema alimentario actual. Pero vayamos a lo nuestro: a hincar el diente a este bocado. Les contamos. Entre sus ingredientes encontramos aceite de oliva virgen extra, proteína de guisante sostenible concentrada, fibra vegetal, formada a partir de una mezcla con alto contenido de zanahoria, que asegura la mejor textura sin secar el producto y manteniendo la jugosidad que se busca en una hamburguesa, además de remolacha, manzana, añadido de Vitamina B12 y minerales como el hierro. Además de un aroma y sabor sorprendente, lo mejor es que tiene sólo 145 calorías, 34 puntos por debajo que sus competidores plant-based, 15,10 gramos de proteína y un 11,3 por ciento más de proteína por caloría que la carne animal.

Añaños y Coloma crearon en 2017 la empresa convencidos de que nuestra forma de comer necesitaba un cambio. De ahí que decidieran idear ese bocado ansiado para los comensales deseosos de unirse a la transición protéica, ese que les ayude a alimentarse de una forma más conectada con sus valores. Por eso mismo, la marca se encuentra en plena evolución e incorpora al mercado esta una nueva hamburguesa. Hablamos con Añaños y nos cuenta que el mayor reto es que nosotros, comensales carnívoros, al pegar el primer mordisco a la burger sintamos una experiencia cárnica. Objetivo conseguido. Sí, la hemos probado en el restaurante Superchulo de Madrid y, realmente, está rica, ya que el sabor, de verdad, se asemeja al de la ternera y la textura a la de una de pollo. Prometido ¿Repetiríamos? Sin duda. En ella, el ingrediente protéico fundamental ya no es la soja, sino el guisante, porque en boca proporciona esa textura cárnica semejante a la ternera, Sin embargo, el equipo de I + D estudia mejoras en el bocado e investiga con garbanzos y lentejas, aunque realmente interesante les parecen las pipas de girasol por el alto concentrado de proteína que posee, además de favorecer la economía circular. Sin embargo, el principal logro, continúa el cofundador de Foods for Tomorrow, es que en el proceso de elaboración han sustituido el aceite de girasol, que llevan otros productos Heura, o de coco, usado por sus competidores, por el de oliva virgen extra. ¿El motivo? Resulta más saludable y gracias a él la hamburguesa del siglo XXI obtiene una necesaria jugosidad con unos buenos parámetros nutricionales: “Al principio no encontrábamos la manera de que la jugosidad se quedara después de cocinar la hamburguesa”, confiesa. Lo cierto es que gracias a bocados como el que tenemos sobre la mesa, el 35 por ciento de los españoles ha reducido el consumo de carne roja en el último año, según el último estudio de “The Green Revolution”, de la consultora Lantem. Las dietas plant-based (vegana, vegetariana o flexitariana) no son una moda.

Aún hay más, al realizar al compararla con una hamburguesa de ternera del mismo gramaje, esta burger 2.0 de Heura contiene el 85 por ciento menos de grasas saturadas: “Hemos convencido hasta a carniceros. Incluso, en un evento nos han llegado a preguntar de qué matadero procede nuestra carne. Si el comensal tiene una experiencia cárnica, estamos contentos y podemos seguir mejorando”, asegura Bernat al tiempo que destaca su alto contenido en proteínas, porque cada una contiene el 33 por ciento de la ingesta diaria.

La causa por la que decidieron pasar del activismo social al corporativo fue para proporcionar alternativas que apetezcan comer a diario por ricas, con un perfil nutricional bueno, accesibles, con un precio democrático y fáciles de cocinar. Tanto es así, que la encontramos en Carrefour, El Corte Inglés, Eroski, Herbolarios Navarro y AlCampo por unos 4 euros: “El reto ha sido crear productos que se asemejen al máximo a los productos a los que estamos acostumbrados a comer”, añade Añaños. Tal es la demanda, que, a nivel “retail”, Heura ha multiplicado por tres su facturación. Es decir, ha pasado de 2,5 millones a 8. Aun así, el Covid ha hecho daño a la empresa al cerrar la hostelería durante tantos meses, porque, dice, la mejor manera de seducir a un comensal es servirla en un restaurante. Y es que una de las claras tendencias es que miramos mucho más lo que nos llevamos a la boca: “La pandemia nos ha ayudado a concienciar a quien quiera escucharnos que la única manera de cuidarnos es mimando el planeta y los animales. Todos estamos interconectados. Por eso, hemos vendido más en los supermercados”.

Si decide ir en su busca, además de mejorar los productos ya presentes en el mercado, su idea es lanzar otros nuevos. Se dividen en dos grupos: ternera, con la hamburguesa y las albóndigas en el mercado, y de pollo, con los bocados originales, Mediterráneos y las tiras. En junio podremos probar las salchichas y los nuggets y, a finales de año, se unirán dos más. Sí, señores, llega el “fast food” vegetal y saludable. Los filetes de laboratorio aún van a tardar unos años en ser accesibles, pero sí, según sus palabras, dentro de 40 años comeremos carne de una manera distinta: “Hay estudios que dicen que en 2040, el 60 por ciento de la carne ya no será de origen animal”.