Fallos del jurado por Enrique Miguel RODRÍGUEZ

La Razón
La RazónLa Razón

Cada vez los fallos de los jurados tienen más contestación. No piensen que me voy a meter en el caso Garzón, por higiene democrática, lo que decide el Tribunal Supremo, bien hecho está. Como estamos con luz, con sol, eso sí, con algo de frío, habrá que alegrarse, por tanto vamos a otros fallos más divertidos. Con la llegada de los Oscar empiezan a proliferar como setas cuando llovía las listas de los más y las más, ya sean los más altos, delgados, gordos, peor vestidos... En ese camino han salido unas listas de los más deseados y más deseadas en España, pero sólo para darle al cuerpo alegría Macarena, vamos, para pasar una noche de Fallas, lo pongo en femenino, y luego si te he visto no me acuerdo. Las que levantan más deseo en los sueños calientes de muchos españoles y algunas españolas, porque ya saben, como contó Bárbara Rey, que se puede llegar a un punto que por amistad entras en armario ajeno y aquí paz y luego lo que venga. Paula Echevarría, Sara Carbonero y mi compañera de «Espejo público» Romina Belluscio; Antonio Banderas, Piqué y Bustamante son los chicos y chicas que alimentan los turbios deseos de los españoles. Reitero lo de turbios, porque fíjense que todos los que figuran en la lista tienen pareja. No sólo miran con concupiscencia a ellas y a ellos, ya que no los quieren para una relación romántica, es que además caen en el grave pecado de desear a la mujer o al hombre del prójimo. Me pregunto si estas listas pueden pasar factura a las relaciones de pareja de los premiados. El más sangrante de los casos es el de Paula y Bustamante, que tienen que pensar, mientras se dedican a las tareas propias de una pareja, que miles de españoles quisieran participar activamente en los citados juegos amorosos.