MENÚ
miércoles 23 enero 2019
23:00
Actualizado

«The Times» usa al físico para fomentar el «nuevo ateísmo» en vísperas del viaje papal a Reino Unido

Stephen Hawking predica sin evidencias

Hawking dice que «el Universo se creó a sí mismo», pero no lo justifica ni desde la física ni desde la matemática.

  • Stephen Hawking predica sin evidencias
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

02 de septiembre de 2010. 16:26h

Comentada
Madrid. 2/9/2010

Madrid- Son sólo tres párrafos de un libro que el físico Stephen Hawking está a punto de publicar, pero al rotativo británico «The Times» le han bastado para dedicarle la portada y un título a cuatro columnas: «Hawking: Dios no creó el universo».
«Puesto que hay una ley como la de la gravedad, el universo puede crearse a sí mismo de la nada, y lo hace. La creación espontánea es la razón por la que existe algo, en vez de nada», afirma en su nuevo libro, «The Grand Design».
Ni física ni pruebas
¿Qué pruebas aporta Hawking de tan contundente predicación? Tan sólo «la observación confirmada en 1992 de un planeta orbitando una estrella que no era nuestro Sol». Según él, «eso hace que las coincidencias de nuestras condiciones planetarias –el único Sol, la afortunada combinación de la distancia Tierra-Sol y la masa solar– sea mucho menos convincente como evidencia de que la Tierra fue cuidadosamente diseñada para satisfacernos a nosotros, los seres humanos».
«Al afirmar que hubo "creación espontánea", Hawking se excede, porque eso es algo que la física no tiene capacidad para afirmar», afirma el jesuita y matemático Javier Leach, de la Cátedra de Ciencia y Religión de la Universidad de Comillas. «La física no puede utilizar el concepto "creación", que es un concepto metafísico», confirma el físico y teólogo Santiago Collado, profesor de Filosofía de la Naturaleza en la Universidad de Navarra. «En el fondo, esto es una cuestión ideológica orquestada con motivo del viaje del Papa a Inglaterra. Por detrás, hay activistas del llamado nuevo ateísmo, como Richard Dawkins. Hawking habla de universos infinitos, algo indemostrable desde la ciencia, inverificable, para refutar la idea de que es asombroso, demasiada casualidad, que exista nuestro universo. Por ejemplo, la fuerza de la atracción nuclear, la velocidad de expansión del universo... sólo con que fuesen un poquito distintas, no habría ni estrellas ni vida. Es tanta casualidad que impacta y refuerza las tesis a favor de un Creador».
«Hawking viene a decir lo mismo que el griego Demócrito hace 25 siglos, que el universo se inicia a sí mismo, pero no da evidencias de ello», coincide el jesuita Agustín Udías, un experto en historia de la astronomía. «Ahora Hawking habla de "crear desde la nada", cuando el concepto "nada" es filosófico, no es científico. Los físicos, como mucho, pueden hablar de "vacío", que es algo muy concreto, que ocupa espacio, alberga magnetismo, etc... Una cosa es elucubrar y otra es hacer física», añade.
Un universo comprensible
En Reino Unido, una de las primeras figuras en responder a Hawking ha sido el astrofísico David Wilkinson, director del St. John's College de Durham. «La ciencia y la lógica pueden apuntar a un Creador. ¿De dónde vienen las leyes de la física? ¿Qué propósito tiene el universo? ¿Por qué es inteligible, comprensible?», plantea para mostrar algunos indicios a favor del teísmo.


ANÁLISIS: Ni los múltiples universos ni los extraterrestres refutan a Dios

- Si existiesen «múltiples universos», ¿quedaría rebatida alguna enseñanza de la fe cristiana?
–Más bien al contrario. En el siglo XIII, por influencia del pensamiento de Aristóteles, en las universidades europeas, había quien enseñaba que «Dios sólo puede haber creado un mundo», pero eso fue condenado por el obispo de París, Tempier, en 1270. La existencia de «múltiples universos» no constituye ninguna amenaza para la fe.

- Pero, ¿existen múltiples universos?

–Los físicos serios se llevan las manos a la cabeza cuando les habla de múltiples universos. Hoy por hoy no pasan de ser hipótesis matemáticas que no se pueden experimentar ni falsar, es decir, que no son científicas.

- ¿Por qué hablan tanto de múltiples universos los que no aceptan que haya un Creador?

–Porque las constantes físicas de nuestro universo están «ajustadas» de una forma tan exacta, tan improbable, que favorece la hipótesis de un Creador. Esto se llama el «principio antrópico». Si hubiese infinidad de universos, por mera probabilidad, alguno debería ser «ajustado» y ellos creen que sería menos asombroso. Pero, insisto, no hay indicio alguno de que existan esos universos.

- Si hubiese muchos planetas con vida inteligente, ¿se pondría en peligro alguna enseñanza cristiana?
–No. La Iglesia nunca ha negado esa posibilidad. La Iglesia admite, por ejemplo, a los ángeles, seres inteligentes diferentes de nosotros. Se plantearían preguntas interesantes sobre si esas otras criaturas inteligentes fueron redimidas por Cristo y cómo.

 - ¿Y lo de la «creación espontánea del Universo»?
–Es autocontradictorio y no es física. La física no puede hablar de «creación», sólo de transformación de la materia.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs