Artillería pesada para jubilar al mítico vehículo militar «Humvee»

La próxima generación de vehículos ligeros de combate sustituirá al veterano «Humvee», presente en guerras de todo el mundo desde 1985. 

Imagen del Humvee que ahora se pretende jubilar
Imagen del Humvee que ahora se pretende jubilar

El vehículo militar «Humvee» es todo un símbolo de la presencia militar estadounidense en primera línea de combate. Convertido en icono por el cine bélico y la creciente presencia de periodistas en los conflictos armados, atraviesa ahora el proceso final hacia su jubilación.

El todoterreno por antonomasia del Ejército estadounidense se ha convertido en la espina dorsal de los vehículos militares alrededor del mundo. Más de 10.000 de estos modelos han servido en Irak y en otras operaciones en todo el mundo desde 1985. Además, sirve en las fuerzas armadas de una larga lista de países entre los que se encuentran España (utilizados por la Infantería de Marina y la Guardia Civil), Ecuador, Chile, México, Turquía, China o Venezuela.

El sustituto podría ser el modelo «L-ATV», del fabricante militar «Oshkosh Defense», que ya surte a las Fuerzas Armadas de EE UU con vehículos pesados contra minas «MRAP». El «L-ATV» se trata de un vehículo más robusto, tiene todas las fortalezas del «Humvee», en el que está basado, pero con la adecuación a los nuevos conflictos.

Los vehículos «multipropósito» «Humvee» pusieron de manifiesto en Irak que el tener una un blindaje escalable era esencial, por lo que el «L-ATV» se ha construido para solventar estas actualizaciones desde el primer momento.

Viene en una versión híbrida diesel-eléctrica. Un hecho no tan relacionado con la pasión ecológica de la industria militar, sino con vistas a aumentar la autonomía del vehículo y no hacer depender del combustible las incursiones en territorio enemigo.

Todoterreno más avanzado
Se describe como un nuevo modelo con sistemas de armas avanzados capaces de mantener al personal militar en el interior del vehículo más seguro frente a los ataques enemigos. El vehículo también está diseñado para ser modificado fácilmente con diferentes blindajes y mejoras tecnológicas en función de las necesidades de la misión.

El fabricante ha especificado que utilizará el sistema de suspensión independiente «TAK-4i» para desplazarse por terrenos difíciles no asfaltados.

En 2007, el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos anunció la intención de sustituir todos los «HMMWV» en Irak por vehículos blindados contra minas y ha publicado los contratos para la compra de varios miles de estos vehículos, que incluyen los modelos «RG-31» o el «RG-33», entre otros.

Los nuevos vehículos, más pesados, tienen aún por demostrar su la debilidad que podría suponer su propio tamaño, que ha limitado su despliegue en Afganistán porque es demasiado grande para muchos medios de transporte aéreo. Sus dimensiones también limitan la capacidad para que el vehículo sea manipulado en ciertas situaciones.