Rubalcaba se erige en «motor» de la socialdemocracia europea

El desgaste del PP, Andalucía y Hollande dan un respiro al líder del PSOE

MADRID- «No se puede hacer más y mejor en tan poco tiempo». La entusiasta frase es de Elena Valenciano justo cuando se cumplen 100 días de la elección de Alfredo Pérez Rubalcaba como secretario general del PSOE. Y, la verdad, no es para tanto. La histórica derrota socialista y la nefasta gestión que el Gobierno de Zapatero hizo de la crisis están muy recientes en la memoria colectiva, tanto que al PSOE le cuesta rentabilizar en su favor el desgaste del Gobierno.
Bien es verdad que cuando el 4 de febrero Rubalcaba ganó por 22 votos a Carme Chacón, el panorama al que se enfrentaba era el peor de cuantos había padecido el PSOE en los últimos años. Y que la pérdida casi absoluta del poder local y autonómico, junto a la debacle en las generales, sumió a los socialistas en una profunda depresión. El secretario general no era ajeno a todo ello y, aunque hoy le llegan las críticas internas de quienes creen que debería endurecer su discurso y dejarse de tibiezas, lo cierto es que los ajustes del PP, los resultados electorales de Andalucía e incluso la victoria de François Hollande en Francia han insuflado cierto optimismo en el PSOE . Tanto que en el balance de la dirección federal de estos primeros meses se presume de que el planteamiento del líder socialista para combinar austeridad con crecimiento se está abriendo paso en Europa y que «Rubalcaba está enganchando y tirando del carro de la recuperación del proyecto socialdemócrata europeo».
Y éste es uno de los objetivos, dicen, que se fijó tras el congreso de Sevilla, junto con la búsqueda de la unidad y la coherencia en el PSOE, la defensa de los derechos ciudadanos y la conexión con la mayoría social.
Para todo ello, el número uno del PSOE ha desplegado una intensa actividad dentro y fuera del partido y ha impulsado en el Congreso y el Senado más de 6.000 iniciativas. Ha visitado 14 de las 17 comunidades autónomas y potenciado su agenda internacional con viajes a Bruselas, París y Lisboa, además de reuniones con Hollande, Martín Schultz o Mario Soares. La Ejecutiva del PSOE se declara «razonablemente satisfecha» del arranque de este aún incierto liderazgo porque dice que ha contribuido a una leve recuperación de voto del 6 por ciento, 1,6 puntos desde febrero pasado.
La gran incógnita, 100 días después, sigue siendo la misma: ¿es Rubalcaba un líder de transición para el PSOE? Aún es pronto. Pero influirá, sin duda, lo que ocurra en el País Vasco después de la ruptura unilateral del PP con el PSE, de un posible giro en Extremadura que devuelva a los socialistas la presidencia autonómica y de si las medidas económicas adoptadas por el PP surten efecto a medio plazo. En todo caso, el PSOE se ve ya en el camino de la recuperación. Un poco pronto, ¿no?


El PP: «Chacón le ha ganado sin moverse»
El vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano, ya lo avisó el pasado fin de semana: los primeros cien días de Rubalcaba al frente del PSOE demuestran que «no está consolidado ni en el partido ni ante la opinión pública» como líder de la oposición.
El popular destaca que incluso dirigentes del propio PSOE han mostrado su malestar públicamente por los resultados obtenidos en el CIS. Además, los populares también han criticado la situación interna del PSOE. Floriano recordó que en los congresos regionales, los candidatos presentados por el secretario general han sido derrotados por los seguidores de quien fuera su rival en el Congreso de Sevilla: «Chacón le ha ganado sin moverse del sillón de su casa», dijo.