El Observatorio Astronómico de Cantabria descubre una estrella variable

El Observatorio Astronómico de Cantabria ha descubierto la existencia de una estrella variable, que cambia de brillo y que tiene un sistema binario (dos estrellas que giran una en torno a la otra y se eclipsan mutuamente), según ha informado el Gobierno regional. El descubrimiento se produjo después de que un astrónomo coreano localizase la explosión de una estrella de la constelación de Pegaso. A partir de este hallazgo, el 8 de mayo, investigadores del Observatorio Astronómico de Cantabria fotografiaron la zona donde se produjo el fenómeno, ha informado en nota de prensa la Consejería de Medio Ambiente, de la que depende este centro.Tras analizar las imágenes, los investigadores examinaron otras estrellas de las proximidades y comprobaron que una de ellas cambiaba de brillo durante las tres horas que duró su seguimiento. El Observatorio Astronómico de Cantabria comunicó este descubrimiento a la entidad encargada de controlar la existencia de estrellas variables (Internacional Variable Star Index), que validó la información.Posteriormente, con datos de telescopios situados en Canarias y Sudáfrica, se confirmó el descubrimiento y se determinó el tipo de estrella variable y el periodo de las variaciones. Provisionalmente, se le ha dado el nombre «VSX J213808.7+261704», a la espera de que la Unión Astronómica Internacional le asigne un nombre definitivo. Hasta ahora, se ha averiguado que dicha estrella forma parte de un sistema binario, es decir, formado por dos estrellas, una algo más brillante, que giran una en torno a la otra cada 8 horas y 40 minutos, eclipsándose mutuamente. Se encuentran tan próximas, que están en contacto formando un puente de materia entre ambas. Se las denomina estrellas variables porque cambian de brillo y las variaciones se deben a diversas causas (eclipses, explosiones, cambios de tamaño, etc.) que se pueden repetir a intervalos regulares o de una manera totalmente irregular.