El peor estreno de año del PSOE: se deja en el camino 48 diputados

Los populares inician 2011 afianzados en la mayoría absoluta y alcanzan entre 186 y 189 escaños. Zapatero pierde la confianza de más de 4,2 millones de sus votantes 

Zapatero, Rubalcaba y Salgado, en una imagen de archivo en el Congreso
Zapatero, Rubalcaba y Salgado, en una imagen de archivo en el Congreso

Ni el nuevo año trae buenas noticias para el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Tras un 2010 en el que ha perdido la confianza de gran parte de su electorado, 2011 no empieza nada bien para los socialistas. Y es que, mientras el PP se afianza aún más en la mayoría absoluta, el PSOE continúa su caída en picado.

Desde las elecciones de 2008, los de Ferraz han pasado de los 169 escaños conseguidos a entre 121 y 123, mientras que la formación de Mariano Rajoy pasa de 154 a entre 186 y 189, tal y como se desprende de la última encuesta de NC Report para LA RAZÓN.

Siguen sin convencer las medidas de un Gobierno que cuenta cada vez con menos credibilidad. Y las últimas, como la subida de las facturas de electricidad y gas, entre otras, han caldeado más si cabe los ánimos de una ciudadanía harta de tener que apretarse el cinturón ante una situación económica que no mejora. Un panorama este que ha hecho que el PSOE se deje desde las pasadas generales más de 4,2 millones de votos y tenga al PP ya a 17,63 puntos por encima. Muy lejos.

Datos como que más de 2,3 millones de ex votantes socialistas tengan pensado abstenerse si se celebrasen hoy elecciones o que más de un millón de los que eligieron su papeleta en 2008 optarán por cambiarla por la de los populares demuestran esa debacle del PSOE. Zapatero sólo logra mantener a 6 de cada 10 fieles.

En el lado opuesto se encuentra el PP: gana 905.990 sufragios respecto a 2008 y sus hasta 189 diputados le permitirían gobernar sin apoyos (la mayoría absoluta está fijada en 176 escaños). Un ascenso este que no ha parado en todo 2010 y que le ha permitido mantener al 97 por ciento de sus electores.

Los de Rajoy se hacen con 1.028.000 votos de descontentos con el PSOE mientras que logran, además, el apoyo de otros 211.000 nuevos electores. Únicamente 191.000 ciudadanos que eligieron la papeleta de los de Génova en 2008 no se moverán de casa en esta ocasión.

Otros ascensos
Pero no es sólo el PP la formación que mejora sus resultados. IU sigue en ascenso. De los 2 escaños que obtuvo en las pasadas generales pasaría a entre 10 y 12 con 754.054 sufragios más que entonces. Los de Cayo Lara se hacen, además, con el apoyo de 692.000 ciudadanos descontentos que votaron al PSOE.

Y como tercera fuerza política –aunque con menor crecimiento– se colocaría CiU, que obtendría entre 13 y 14 diputados (10 en 2008). Los nacionalistas, recientes vencedores de las elecciones catalanas, se hacen con 207.575 nuevos votantes hasta alcanzar el 4,2 por ciento del censo.

El PNV, por su parte, mejora algo sus notas de 2008 y pasaría de 6 a 7 escaños manteniendo casi intacto el número de votantes (apenas pierde 15.128). Tras los nacionalistas vascos se situaría UPyD, que también asciende respecto a las últimas generales. Los de Rosa Díez se harían con entre 3 y 4 diputados (uno sólo hace tres años) y lograrían 547.921 nuevos seguidores. Incluso le quitan a los socialistas 183.000 votos.

Sin cambios
Las únicas formaciones que ni mejoran ni empeoran son el BNG y Nafarroa Bai. Los nacionalistas gallegos mantienen sus dos diputados de 2008 y únicamente gana 8.457 seguidores. Na-Bai, por su parte, consigue conservar el único escaño obtenido y apenas se deja en el camino 3.398 votos.

El resto de partidos, por el contrario, sí que pierden apoyos. Es el caso de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC). De los 3 diputados de hace tres años pasaría a nada más que uno con una pérdida de más de 166.000 sufragios, mientras que Coalición Canaria (CC) pasaría de sus dos escaños actuales a un único representante en el Congreso de los Diputados. Su pérdida es, en este caso, de 76.629 votos.

En cuanto a la abstención, crece hasta los 11,7 millones de españoles (2,5 millones más). El 87,5 por ciento votó al PSOE y el 5 al PP.