Investigan la muerte de un lince en una caja-trampa en Ciudad Real

La Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha investiga la muerte de un lince ibérico adulto, que fue encontrado en el interior de una caja-trampa para zorros en una finca de Sierra Morena Oriental, en la provincia de Ciudad Real, dentro del área crítica para la supervivencia de la especie.

El personal de guardería de la finca comunicó en la tarde de ayer al Cuerpo de Agentes Medioambientales de la zona, que en el interior de una caja trampa destinada a la captura de zorros había aparecido una hembra de lince muerta, según ha informado esta noche en una nota de prensa la Junta de Comunidades.

El ejemplar muerto disponía de un collarín con radioemisor para su seguimiento vía satélite.
Tras tener conocimiento del suceso, se activó el protocolo para casos similares y el lince fue trasladado al Centro de Recuperación de Fauna Protegida de "El Chaparrillo", dependiente de la Consejería de Agricultura, y se procedió a realizar su necropsia a fin de averiguar las causas de su muerte.

En dicha operación intervino personal, tanto de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha como la de la Junta de Andalucía, reflejo de la colaboración que vienen manteniendo para la protección y conservación del lince ibérico.

Como resultado de esta colaboración, se ha determinado que el ejemplar muerto era una hembra de 17 meses de nombre "Grazalema", que nació en cautividad en el centro de cría de la Olivilla y liberada en Guarrizas (Jaén) el año pasado.

Los agentes medioambientales están elaborando la correspondiente denuncia por presunta infracción muy grave a la legislación autonómica de caza y de conservación de la naturaleza.

La Junta ha recordado que el lince ibérico es una especie catalogada como amenazada en vía de extinción y constituye uno de los felinos europeos más amenazados. La población en España es muy reducida y se encuentra localizada en su mayoría en Andalucía y en menor medida en Castilla-La Mancha.

En Castilla-La mancha está aprobado el Plan de Recuperación del lince ibérico y se declararon zonas sensibles las áreas críticas para la supervivencia de la especie

En dicho plan se contempla que en las áreas críticas para la especie, salvo en situaciones de riesgo para la seguridad de las personas, "no se autorizarán sistemas de control de predadores susceptibles de afectar negativamente al lince."

Desde la consejería de Agricultura se está investigando este hecho y "se actuará con todo el rigor legal y administrativo para que no se vuelva a producir otro incidente de este tipo", ha advertido la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Asimismo, la Consejería de Agricultura ha hecho una llamada de atención a los propietarios de fincas y a los titulares y guardas de cotos de caza "para que actúen de acuerdo a las normas y preceptos legales que rigen la actividad cinegética, de manera que, hechos aislados como éste, no pongan en tela de juicio su profesionalidad y buen hacer".