José Fernando: «Otro más para repartir la herencia»

José Ortega Cano no puede ocultar la alegría que le produce convertirse en padre biológico el próximo febrero junto a la joven Ana María Aldón. El ex matador ha declarado que espera a este niño con mucha ilusión, aunque en su familia aseguran «que no era un bebé esperado, pero cuando no tomas precauciones ya se sabe. Estas cosas pasan». Sin embargo, la sorpresa ha sido muy bien recibida y parece que da una tregua a Ortega después de la racha que lleva –y lo que le queda–, ya que el juicio por el accidente de tráfico en el que se vio implicado y donde resultó muerto Carlos Parra, se celebrará en marzo, tan sólo unos días después de que su hijo venga al mundo.

Según ha podido saber LA RAZÓN, después de hablar con familiares directos del torero, su hija adoptiva, Gloria Camila, se tomó «muy bien» la sorpresa de saber que iba a tener un nuevo hermano.«Las mujeres reaccionan mejor ante este tipo de situaciones». Pero al que no le ha hecho ninguna gracia compartir libro de familia con uno más es a José Fernando, el otro hijo adoptivo de Ortega. Lo primero que le dijo a su padre cuando le comunicó el embarazo de Ana María fue: «Joder, otro más para repartir la herencia, como sigas así no vamos a tocar a nada». Y se quedó tan ancho mientras el ex matador permanecía callado al otro lado del teléfono. Unas declaraciones que no llaman la atención si se tiene en cuenta que desde hace unos días se especula con la posibilidad de que el chico pida la parte de la herencia que le corresponde de su madre, Rocío Jurado, cuya muerte no hizo sino acentuar las diferencias entre padre e hijo y que a día de hoy no parece que tengan una fácil solución.

Con esta actitud, José Fernando, de 18 años, ha vuelto a demostrar la mala relación que tiene con su padre. Su entorno dice que desde siempre ha sido un «chico problemático» y en los últimos meses no ha hecho más que demostrarlo. El joven se fue de su casa, la finca Yerbabuena, y ahora vive con su primo Eugenio, que ya se está llenando los bolsillos acudiendo a programas de televisión contando las peleas que ambos han tenido con Ortega. Incluso han denunciado al ex matador «por allanamiento de morada» por haberse presentado en su casa a recoger a su hija.

 

Tarde de viernes en el ginecólogo
Ortega Cano y Ana María Aldón se desplazaron ayer hasta el Hospital Ramón y Cajal de Madrid para asistir a una revisión ginecológica. La pareja parece estar muy unida, aunque muchos estén intentando aguarles la fiesta del embarazo. Además de José Fernando hay otras voces que no hablan precisamente bien del torero: «A mi tío no le hacen ninguna gracia los comentarios que se están haciendo sobre Ana».
Y la verdad es que no hay mucha gente que tenga buenas palabras hacia ella, sobre todo en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), donde vive con su hija de 16 años. Ana es conocida como «La frutera», ya que tiene una tienda en dicha localidad gaditana, aunque desde hace un tiempo ya no trabaja allí «porque dice que hay muchos paparazzi», comentó un vecino a este periódico. Pero eso es lo más suave que dicen sobre Ana María. «Por fin ha conseguido lo que ella quería, enganchar a un torero con dinero. Ha estado con muchos y Ortega Cano es el que ha cuajado», apunta otro.