ANÁLISIS: Una prohibición con ánimo ejemplarizante

Los «corrillos» a las puertas de los hospitales para fumar se tendrán que disolver a partir de enero
Los «corrillos» a las puertas de los hospitales para fumar se tendrán que disolver a partir de enero

- ¿Es perjudicial para los enfermos o para los no fumadores que se fume a las puertas del hospital?
–No, si están al aire libre. La prohibición de fumar en los recintos de hospitales y centros de salud se adopta más con ánimo ejemplarizante que por motivos de salud. Los médicos y demás empleados de estos centros deben hacer «pedagogía sanitaria», según recoge el texto final.

- ¿Cómo se tomarán los empleados de estos centros no poder tomarse su descanso para fumar?

–Las estadísticas reflejan que el consumo de tabaco entre médicos y, sobre todo, entre enfermeros, es similar al del resto de la población (en torno a un tercio), cuando no superior, por lo que la medida les afecta de lleno. Pero no sólo ellos deberán predicar con el ejemplo: los empleados no sanitarios y los pacientes y familiares tampoco podrán fumar.