29-N: juicio a Garzón por las escuchas de la «Gürtel»

Se enfrenta hasta a 17 años de inhabilitación

Garzón será juzgado el 29 de noviembre por las escuchas del «Gürtel»
Garzón será juzgado el 29 de noviembre por las escuchas del «Gürtel»

MADRID- 29 de noviembre a las 10:30 de la mañana. Ese día, el juez Baltasar Garzón se sentará en el banquillo de los acusados del Tribunal Supremo para responder de los motivos por los que ordenó escuchar en prisión a los principales imputados del «caso Gürtel» con sus abogados. Las acusaciones, ejercidas por el abogado Ignacio Peláez, quien presentó la querella inicial, y las representaciones de Francisco Correa y Pablo Crespo, solicitan penas de hasta 17 años de inhabilitación para Garzón por los delitos de prevaricación y contra las garantías constitucionales. El fiscal, por su parte, pide la absolución del magistrado, que afrontará el primer juicio de las tres causas que tiene abiertas en el Supremo.
La Sala ha rechazado que declaren las dos fiscales anticorrupción que investigaron el caso y el instructor de la causa en el TSJ de Madrid, Antonio Pedreira. Quien sí tendrá que testificar, a instancias del juez Garzón, es el abogado que presentó la querella, Ignacio Peláez. Las grabaciones en prisión, excepto las anuladas

«Información relevante»
En el auto de apertura de juicio oral, el magistrado instructor de la causa, Alberto Jorge Barreiro, destacaba que Garzón actuó con la intención clara de conocer la estrategia de defensa de Correa, Crespo y Antoine Sánchez. Y ello, con dos finalidades: obtener «información de relevancia para el proceso, que no tenía seguridad de poder obtener mediante la utilización de medios lícitos» y así contar con «datos reservados para favorecer el éxito de la investigación y, como consecuencia de conocer datos confidenciales de la estrategia de defensa, «dominar completamente la evolución de la causa». Esas escuchas, añadió, permitieron que la Fiscalía y el propio Garzón tuvieran acceso a «información relevante, con anterioridad a que los imputados prestaran nueva declaración en el proceso», cuando ya contaban con nuevos abogados.
Garzón, por su parte, consideró «necesaria y proporcional» su decisión, que tenía como objetivo «mantener las importantes sumas dinerarias» que los imputados mantenían «en la más absoluta opacidad».


En manos de siete jueces
- Juan Saavedra –presidente–, Julián Sánchez Melgar, Perfecto Andrés Ibáñez, José Ramón Soriano, José Manuel Maza, Joaquín Giménez y Manuel Marchena serán los siete magistrados que tengan que decidir si Garzón delinquió o no al ordenar esas escuchas. Perfecto Andrés intentó apartarse voluntariamente del tribunal, pero su abstención no fue admitida. Se da la circunstancia de que Manuel Marchena es el instructor de otra de las causas contra Garzón.
Dos causas más
-El próximo juicio será el de la «Memoria histórica», relacionado con su investigación de los crímenes del franquismo. En esta causa hay ya apertura de juicio oral. El TS también le investiga por sus cobros cuando estaba con licencia de estudios en la Universidad de Nueva York.