Los pediatras proponen un modelo de calendario vacunal como el de Madrid

La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha denunciado hoy la existencia de 19 calendarios vacunales en España, uno por cada comunidad autónoma más Ceuta y Melilla, y ha propuesto un modelo único para toda España, similar al que está vigente actualmente en la Comunidad de Madrid.

Así lo ha manifestado hoy el doctor Javier Aristegui, miembro del Comité Asesor de Vacunas (ACV) de la AEP, quien ha pedido al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad que lidere el proceso para llegar a un acuerdo de mínimos con las comunidades autónomas, ya que la actual situación va en contra de los criterios de equidad, solidaridad y racionalidad.

La fijación de un calendario vacunal único sigue siendo una asignatura pendiente, a pesar de que hace un año el Consejo Interterritorial de Salud aprobó la creación de una comisión técnica encargada de ello y de iniciativas como la moción debatida recientemente en el Pleno del Senado.

El portavoz de la AEP ha recordado que la instauración del calendario vacunal es competencia de los gobiernos regionales, que lo fijan, no de manera arbitraria, sino en base a los criterios técnicos que consideran oportunos.

No obstante, Aristegui ha subrayado que "no existe ninguna razón epidemiológica que justifique las diferencias"entre comunidades, por lo que ha considerado que muchas veces se trata de una cuestión "exclusivamente presupuestaria".

"Es muy difícil decir que una vacuna no está en el calendario porque no hay dinero y más fácil argumentar que no está demostrada su eficacia", ha señalado el portavoz de la AEP.

Aristegui ha reconocido que la comunidad que más se acerca al modelo propuesto por la AEP es Madrid, ya que tiene incorporada la vacuna del neumococo, que los pediatras consideran que debe ser obligatoria para todos los niños, y la de la varicela, que sólo la recomiendan.

Este modelo aconseja también incorporar la vacuna frente a rotavirus (virus que causa diarrea severa) para todos los lactantes y la de la gripe estacional y la hepatitis A para niños incluidos en grupos de riesgo.

Además de Madrid, sólo Galicia tiene incluido en su calendario la vacuna del neumococo; y Navarra, Ceuta y Melilla, la de la varicela.

La de la hepatitis A sólo se administra en Cataluña, a los adolescentes, y en Ceuta y Melilla, a los niños de dos años, mientras que la vacuna de la tuberculosis únicamente permanece vigente en el calendario del País Vasco.

Además de las diferencias en cuanto al número de vacunas que se suministran en cada comunidad autónoma, también existen divergencias respecto a las edades fijadas.

Así, en nueve CCAA la vacuna antihepatitis B se administra a los 2, 4 y 6 meses de edad; en otras cuatro, a los 0, 1 y 6 meses y en el resto a los 0, 2 y 6 meses.

Los niños de Cataluña, Melilla y País Vasco reciben la primera dosis de la triple vírica (sarampión, rubeola y parotiditis) a los doce meses y el resto a los 15 meses, mientras que la segunda dosis en cinco autonomías se administra a los 3 años, en otras tres a los 4 y en las demás a los 6 años.

La vacuna frente al virus del papiloma humano (VPH) se aplica a las niñas de once años en Madrid y La Rioja, a las de 13 años en Asturias, Ceuta, Navarra y País Vasco y a las de 14 años en el resto.

Esta disparidad en los tiempos fijados para vacunarse puede generar problemas, ya que puede darse el caso de que un niño que vive en Cantabria -donde la primera dosis de la triple vírica se administra a los 15 meses- y se desplace al País Vasco a los 14 meses pueda quedarse sin recibirla porque en esta comunidad la edad establecida es de doce meses.

En cualquier caso, si los padres están atentos a esta circunstancia, el niño podrá vacunarse, ha precisado Aristegui.

El representante de la AEP ha considerado que cumplir con el calendario de vacunas es una cuestión de "solidaridad", pues la inmunización generalizada ha demostrado ser "una de las medidas preventivas más eficaces"y que ha ayudado a erradicar algunas enfermedades como la viruela.