Aguirre dice que el PSOE sigue hablando del espionaje para intentar tapar los 7000 nuevos parados al día del Gobierno

PSOE dice que la trama demuestra la guerra interna dentro del PP pues "son del mismo partido, pero sólo comparten su ambición por el poder"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, afirmó hoy durante el Pleno de la Asamblea de Madrid que el PSOE sigue "erre que erre"hablando del presunto espionaje para intentar tapar los 7.000 nuevos parados que se producen al día durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Aguirre destacó que el periodista de 'El País' Francisco Mercado, origen de las informaciones sobre la trama, afirmó posteriormente que "nunca ha dicho que el Gobierno de Esperanza Aguirre esté detrás de esto, ni tampoco el vicepresidente, ni siquiera el consejero". "Pero ustedes siguen erre que erre porque la verdad es que les da lo mismo porque lo que no quieren es que se hable de los 7.000 parados al día que se generan en este país", destacó. "Zapatero, el 18 de diciembre del pasado año, dijo que en marzo se generaría un volumen muy alto de empleo", recordó y añadió: "Estamos en marzo". Durante el Pleno, que esta tarde votará el dictamen final de la comisión de investigación, Aguirre dijo que es "lamentable"que la oposición "no ha aportado ni una sola prueba"de sus acusaciones sobre este caso. No obstante, la comisión de investigación ha sido, a su juicio, "muy positiva y muy clarificadora, gracias a la documentación que allí se solicitó y a los once comparecientes que hablaron bajo juramento", pues "se demostró que nunca ha existido una trama de espionaje político en la Comunidad de Madrid ni amparada, ni auspiciada, ni impulsada, ni conocida"por su Gobierno. "Gracias a esta comisión de investigación se ha confirmado que ustedes y su periódico de cabecera señalaban como responsable a un señor, Marcos Peña, que no trabajaba para la Comunidad en esas fechas", dijo Aguirre. Además, "el informe grafológico encargado por el consejero (de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad, Francisco Granados,) a propuesta suya, demuestra que esos presuntos partes no han sido escritos por las personas que ustedes señalan", lanzó a la oposición. Por su parte, la portavoz socialista, Maru Menéndez, recordó que el 3 de febrero, antes de la constitución de la comisión, Aguirre ya avanzó las conclusiones y dijo que no iba a haber responsabilidades. "Hoy se aprobará con sus votos un dictamen introducido de manera irregular en este Pleno, que estaba redactado con anterioridad al inicio de la comisión. Estaba escrito desde que conoció que la dirección de su partido abría una investigación interna", destacó. Porque a su juicio, la comisión ha demostrado que "hay responsables máximos que han promovido, ordenado y organizado la vulneración de derechos fundamentales, en concreto, el derecho a la intimidad". "La ausencia hoy aquí de los dos diputados espiados es la prueba máxima de ello", insistió. Según Menéndez, el comportamiento de Aguirre "tiene un motivo claro"y es "la lucha política interna dentro del PP a todos los niveles". "Desde el ámbito de la responsabilidad de un consejero se espía a otro, a los dos vicepresidente; desde la Comunidad se espía al Ayuntamiento, desde los máximos ámbitos de la dirección del PP de Madrid se espía a los partidarios del señor Rajoy, se echan los trastos entre Comunidad y Ayuntamiento, se enfrentan en Caja Madrid, se espían dentro y fuera de España, se espían en sus actividades políticas y en su intimidad. Son del mismo partido, pero sólo comparten su ambición por el poder", sentenció. En opinión de la socialista, unos por "la ambición por suceder a Aguirre", y ella misma por "su ambición, en su tiempo, por descabalgar al señor (Mariano) Rajoy, aunque eso parece ya fuera de su alcance", le espetó. "Ese comportamiento intolerable representa una catástrofe social, política y moral en la Comunidad, se abandona la dedicación política y los problemas de la Comunidad", agregó.