Asia

El Ejército toma el control de Bangkok a tiros y causa al menos 94 heridos

Protestas en Bangkok
Protestas en Bangkok

Las tropas tailandesas cargaron hoy, un día después de la entrada en vigor del estado de excepción, contra los manifestantes antigubernamentales en varios lugares de Bangkok, donde al menos 94 personas resultaron heridas. A lo largo del día, los soldados dispararon sus rifles en repetidas ocasiones para disolver a los grupos de manifestantes que reaparecían en varias zonas de la capital, alentados por la última consigna del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, su líder y quien la noche anterior, desde el exilio, llamó a los suyos a hacer la revolución. El Gobierno anunció que había adoptado medidas destinadas a asegurar su control sobre la puertos y aeropuertos, para impedir la repetición de hechos como los ocurridos a finales del pasado año, cuando miles de detractores de Shinawatra ocuparon las dos terminales aeroportuarias de Bangkok durante una semana. "El Comando de Operaciones de Emergencia utilizará todos los medios disponibles para restablecer rápidamente el orden y reabrir el tráfico para que la población pueda retomar sus vidas", dijo el jefe de las Fuerzas Armadas, Songkitti Jaggabatara, tras mantener una reunión urgente con los altos mandos castrenses y policiales. Enviados desde la frontera con Camboya y pertrechados para el combate convencional, aunque con munición de fogueo, según aseguró el portavoz del Ejército, coronel Sansen Kaewkamnerd, los soldados fueron haciéndose lentamente con el control de la situación. En un enfrentamiento ocurrido en el cruce de Din Daeng, en la parte nueva de la urbe, los "camisetas rojas", llamados así por el color de las prendas que visten, arrojaron cocteles molotov contra los militares cuando éstos efectuaron disparos y lanzaron gases lacrimógenos para atemorizar a la muchedumbre. Al menos dos autobuses del servicio metropolitano ardieron tras ser atacados durante las protestas y muchos más fueron empleados por los manifestantes para bloquear las calles, transportar a sus correligionarios de un punto a otro de la metrópoli o estrellarlos contra las formaciones de soldados. Entretanto, unos 10.000 partidarios de Shinawatra, depuesto en el golpe de Estado perpetrado por los militares en 2006, seguían atrincherados tras neumáticos y vallas metálicas en varias calles próximas a la sede gubernamental, y atacaban con bombas incendiarias el cuartel general del Ejército, causando daños menores. El portavoz del Ejército señaló que, antes de cargar, los oficiales al mando de las tropas intentaron negociar con los cabecillas, pero la respuesta de los manifestantes fue enfilar autocares en marcha contra los soldados. Hacia el mediodía, en un breve discurso transmitido por los canales estatales de televisión, el primer ministro, Abhisit Vejjajiva, instó a los manifestantes antigubernamentales a retirarse de las calles de Bangkok y pidió la cooperación de la población para restablecer el orden en la capital. El Centro de Emergencias Médicas confirmó que 94 personas resultaron heridas, entre ellas 24 con pronóstico grave, En su discurso, Vejjajiva señaló que entre los heridos figuraban 23 militares, cuatro de ellos por balazos recibidos en el transcurso de los enfrentamientos ocurridos el mismo día en el que la población de Tailandia comenzaba a celebrar las festividades del Sognkran, o del Año Nuevo tradicional. En declaraciones al canal CNN televisión desde Dubai, Shinawatra acusó al Gobierno tailandés de ocultar las muertes causadas por los soldados, que aseguró utilizaron munición real contra los manifestantes. El primer ministro decretó el estado de excepción en Bangkok y en cinco provincias vecinas a la capital el domingo, un día después de cancelar la celebración de la Cumbre asiática, cuya sede fue asaltada por los "camisetas rojas"para exigir la renuncia del Ejecutivo y la disolución del Parlamento.El Gobierno exige la retiradaEl primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, instó hoy a los manifestantes antigubernamentales a retirarse de las calles de Bangkok y pidió a la población que coopere para restablecer el orden en la capital.Vejjajiva negó la muerte de seis participantes en las protestas y justificó el uso de la fuerza tras el fracaso del diálogo con los manifestantes.Previamente, el Gobierno anunció la detención de un número indeterminado de activistas. La Policía tiene orden de arrestar a todos los líderes, y el principal cabecilla, Arisman Poongruengrong, fue apresado el domingo por la mañana.Reforzar el control de carreteras y puertosEl Gobierno tailandés tomará medidas para asegurarse el control de carreteras, puertos y aeropuertos e impedir que sean tomados por los manifestantes antigubernamentales, como sucedió en diciembre con la clausura de los aeródromos de Bangkok.Así lo confirmó hoy el portavoz del Ejecutivo, Panitan Wattanayagorn, quien explicó que se trata de un protocolo habitual en situaciones de emergencia.La Embajadaaconseja prudencia a los españolesLa Embajada de España en Bangkok ha aconsejado "prudencia"a los españoles que se encuentran en Tailandia y que eviten las aglomeraciones, aunque ha precisado que en estos momentos la situación en la capital es "de calma"y que no se esperan problemas en los aeropuertos internacionales, como sucedió el pasado mes de noviembre."Hemos recibido llamadas, más bien de turistas y no tanto de la comunidad residente, sobre todo para pedir información, porque incluso habían recibido llamadas de los familiares desde España alertándoles de la situación", declaró hoy el embajador español,Ignacio Sagaz, a Radio Nacional de España. "La verdad es que muchos de ellos no se habían dado cuenta de que hubiera problemas", añadió,en declaraciones recogidas por Europa Press."Les estamos aconsejando prudencia y que no vayan hoy por sitios donde haya aglomeraciones, donde haya camisas rojas, como medida de prudencia", agregó.Según el embajador, en Tailandia hay censados como residentes entre 700 y 800 españoles, la mitad de ellos en Bangkok y la otra mitad "muy desperdigada por todo el país". En cuanto al número deturistas que se encuentran en el país asiático, precisó que "es muydifícil hacer un cálculo, pero sí creemos que este año, debido a lacrisis financiera mundial, ha sido mucho menor la afluencia deespañoles a Tailandia en estas fiestas de Semana Santa".El embajador no cree que en esta ocasión vaya a haber problemas en los principales aeropuertos internacionales del país, como sucedió el pasado mes de noviembre, cuando los manifestantes antigubernamentales ocuparon los principales aeródromos y bloquearon el tráfico aéreo, afectando a miles de turistas, incluidos un centenar de españoles."El aeropuerto internacional de Bangkok opera con toda normalidad y ambas partes creo que se han comprometido a que los aeropuertos y las comunicaciones sean respetadas en estas circunstancias", declaróel embajador. "No solamente el de Bangkok, sino todos los del país, están funcionando con plena normalidad", añadió.