Blanco: De las estructuras del PSOE a las infraestructuras del Estado

Uno de los hombres de mayor confianza del presidente del Gobierno, el gallego José Blanco, llega al Ministerio de Fomento en sustitución de Magdalena Álvarez después de entregarse en cuerpo y alma en los últimos años a reconstruir la infraestructura socialista. Hijo de un antiguo trabajador del departamento ministerial que ahora pasa a gestionar, Blanco entra a los 47 años en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero después de haber edificado un nuevo PSOE. Astuto, meticuloso, obstinado, con fama de duro, dialogante, con una gran capacidad de trabajo y un empeño casi obsesivo por controlarlo todo; tranquilo, tímido, cariñoso, y, sobre todo, con un enorme olfato político. Son algunos de los adjetivos que quienes le conocen aplican a Blanco, uno de los hombres más cercanos y de mayor confianza del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha querido premiar diez años de fidelidad con este cargo. Blanco, quien se autoproclama cristiano "sin complejos"pero muy crítico con la jerarquía eclesiástica, aparcó los estudios de Derecho que había iniciado en la UNED para dedicarse profesionalmente a la política. Nacido en Palas de Rei (Lugo) en 1962, ingresó en 1978 en el PSOE contagiado por su profesor de Filosofía en Bachillerato, el actual alcalde de Lugo, José López Orozco. Fue secretario general de la Juventudes Socialistas de Galicia, secretario general del PSdeG-PSOE de Lugo y miembro del Comité Nacional gallego. Con 27 años fue el senador más joven de la cuarta legislatura (1989-1993). Después, en los comicios municipales de mayo de 1991, fue elegido concejal por el Ayuntamiento Palas de Rei, y, en las legislativas de junio de 1993, salió reelegido senador por Lugo. Ocupó por primera vez un escaño en el Congreso tras las generales del 3 de marzo de 1996 y revalidó el puesto de diputado en las legislativas de marzo de 2000. Desde entonces, ha renovado su acta de parlamentario en 2004 y 2008, y ha pasado de ser secretario de Organización y Coordinación a vicesecretario general del partido (julio de 2008). Vehemente y resolutivo, apostó toda su carrera política por José Luis Rodríguez Zapatero y su proyecto de Nueva Vía, al lado de quien consiguió movilizar a las bases del PSOE y obtener "in extremis"el compromiso de la mayoría de los delegados con una estrategia que aún no ha desvelado. Juntos vencieron en julio del año 2000 al contundente "aparato"de Ferraz, se hicieron con los mandos del partido y devolvieron la ilusión a una militancia que venía de atravesar una durísima experiencia. Apenas queda nada del PSOE de entonces porque Blanco ha ido jubilando a toda aquella generación y ha movido piezas hasta conseguir un partido distinto y hecho a su medida y a la de Zapatero, en una tarea no exenta de dificultades en la que ha tenido que dinamizar la vida orgánica del socialismo español. Quienes le conocen le elogian por haber sabido realizar toda esta tarea de forma discreta, sin levantar ampollas y consiguiendo que todo este trabajo permitiera a Zapatero poder ir asumiendo con más facilidad el liderazgo político. Zapatero sabe que Blanco es una persona de fiar, señalan sus íntimos, que recuerdan que las tareas que le han sido encomendadas dentro del partido han sido gestionadas y, en la mayoría de las veces, resueltas razonablemente. Por eso, nadie pone en duda su capacidad de influencia en Zapatero y, de hecho, las personas del entorno del presidente admiten que sigue siendo uno de los pocos que se atreve a decirle las cosas a la cara al jefe del Ejecutivo. En el PSOE se le atribuye el éxito de las distintas campañas electorales que han permitido a Zapatero ganar dos elecciones generales consecutivas. Maneja todos los hilos del partido, hasta el más recóndito, y, como buen gallego, es hábil con el encaje de bolillos, hasta el punto de que ha podido configurar las diferentes listas electorales sin encontrar oposición alguna. Casado y padre de dos hijos, confiesa que su interés es la política, que va a esquiar una vez al año, que su película favorita es "Mar Adentro"y que le gusta la música de Serrat, Sabina y Carlos Núñez, así como los libros "Soldados de Salamina", "La silla del águila", "Mater Dolorosa"y "La sombra del viento". Preocupado "lo justo"por su vestimenta y con cierta fama como cocinero, en los últimos meses ha adelgazado una decena de kilos gracias al ejercicio y a la dieta que para él estableció la secretaria de Integración y Convivencia del PSOE, Bernarda Jiménez, experta en nutrición.