De la Vega confirma que tiene el apoyo del presidente para repetir en el cargo

La Razón
La RazónLa Razón

MADRID- La vicepresidenta primera del Gobierno central, Teresa Fernández de la Vega, confirmó ayer que cuenta con la confianza de José Luis Rodríguez Zapatero para repetir en el cargo, si el Partido Socialista revalida en las urnas su mayoría en las próximas elecciones generales, tal y como adelantó LA RAZÓN. No obstante, se mostró partidaria de «respetar los tiempos democráticos» y dejar primero que opinen los ciudadanos en los comicios antes de divulgar la composición del nuevo Ejecutivo. Minutos después, matizó su declaración inicial al ser preguntada por si se habían respetado «los tiempos democráticos» con el anuncio previo a la convocatoria de las elecciones de que José Bono, cabeza de lista del PSOE en Toledo, será el próximo presidente del Congreso de los Diputados.

Por eso defendió los ejercicios de transparencia realizados por Zapatero con la ratificación de Pedro Solbes en la Vicepresidencia económica y con la publicidad de la candidatura del ex ministro de Defensa a la Presidencia de la Cámara Baja. A renglón seguido, elogió a Solbes como «el gran artífice de la buena marcha de nuestra economía» y a Bono por «su incuestionable entrega y dedicación al servicio público».

Después de ponerse a disposición del secretario general del PSOE para desempeñar el papel que el encomiende tras los comicios de marzo, aseguró que el socialista contará con «los mejores servidores públicos» para configurar su nuevo Ejecutivo, si continúa como inquilino de La Moncloa.

De esta manera, se refirió al caso de Bono, Solbes y al suyo propio, aunque «a mí no me gusta hablar de mí misma», aclaró. De estos ejercicios de transparencia directa e indirecta efectuados por Zapatero en los últinmos días «hablaremos de aquí a las generales y también después de las elecciones», vaticinó.

Mientras, el ministro de Cultura, Céar Antonio Molina, que ayer compareció, junto con la vicepresidenta primera, al término del Consejo de Ministros ante los medios de comunicación, expresó públicamente su disposición a proseguir en el puesto, si así lo quiere el presidente del Ejecutivo y lo deciden las urnas. César Antonio Molina afirmó que para él, que será el candidato socialista por La Coruña en las generales, sería «un honor» que Zapatero contara con su persona para formar parte de un próximo gobierno, pero recordó que la facultad de nombrar ministros es competencia exclusiva del presidente del Ejecutivo.

Este argumento le sirvió a la vicepresidenta primera de percha para pasar de puntillas sobre la espinosa cuestión de si, a su juicio, la actual ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, debería o no continuar en el Gabinete de Zapatero en la próxima Legislatura, si los socialistas vuelven a ganar las elecciones. Según fuentes de La Moncloa, el presidente no le renovará su confianza tras la cita con las urnas de marzo próximo. El jefe del Ejecutivo ha decidido respaldarla hasta que concluyan las obras del AVE en Barcelona. Una vez finalicen, el socialista aceptará su aplazada dimisión.