Derrotar a quién

La Razón
La RazónLa Razón

El pasado martes, en la concentración de Madrid, los políticos se quedaron solos. El fracaso rotundo, sin paliativos, les debería llevar a la reflexión. Debería reflexionar el Gobierno. Todo el tinglado de la negociación con los terroristas ha sido, como se le dijo en un primer momento que estaba destinado a ser, un fracaso. Por su parte, el PP debería meditar las razones por las que los españoles, más indignados que nunca tras el asesinato de Raúl Centeno y Fernando Trapero y tras contemplar el increíble espectáculo de sordidez y de engaño con el que el Gobierno ha intentado manipular la tragedia, le dejaron solo… acosado, eso sí, con todos los partidos que le han aislado y acosado durante estos cuatro años. «Por la libertad, para derrotar a ETA» era el eslogan de la patética reunión. Es la posición del PP. Ahora bien, ¿es bastante ese eslogan? O más bien, ¿qué se quiere decir con él? La respuesta la ha dado, muy acertadamente, la encuesta encargada por la Fundación por la Defensa de la Nación Española y publicada el pasado jueves, día de la Constitución por LA RAZÓN. En su inmensa mayoría, los encuestados diagnostican que nuestro auténtico problema es el del nacionalismo y al mismo tiempo, la incapacidad de los partidos nacionales para llegar a un acuerdo firme y definitivo ante quienes se han propuesto destruir la democracia española. «Derrotar a ETA» es un eslogan muy respetable, que el Gobierno puede hacer suyo en cualquier momento, incluyendo medidas como la ilegalización de la fascista ANV. Otra cosa es la propuesta de un consenso definitivo para poner coto a los nacionalistas. Quien se atreviera a articularlo sin aspavientos, con una reforma de la Constitución seriamente planteada, ganaría las elecciones. O pondría en marcha un debate y una oleada de la opinión pública que le llevaría a ganar las siguientes, seguro que más próximas de lo que establece el calendario electoral. Sólo hay un partido que puede hacer esto y que tiene todo por ganar si lo hace. ¿Se atreverá?