El PP reformará el proceso de entrada legal de los inmigrantes en España

 

La Razón
La RazónLa Razón

Madrid- Las novedades del programa electoral del PP en materia de inmigración no se agotan en el contrato de integración y en la restricción del uso del velo islámico en las escuelas. Por cierto, sobre esto último, el coordinador del programa, Juan Costa, confirmó ayer que su partido se compromete a impulsar una reforma de la Ley de Igualdad para establecer como principio general la restricción de cualquier elemento que pueda ser una manifestación de discriminación o sumisión de la mujer.

Respecto al velo, la modificación legal prohibirá que ninguna administración pública –como ha ocurrido en Cataluña– pueda imponer la admisión de una alumna con velo, si bien el PP dejará margen a los centros escolares para decidir si consideran oportuno permitirlo en función de la realidad social en la que desarrollan su actividad docente. Con esta salvedad se quiere evitar un conflicto, por ejemplo, en Ceuta y Melilla, donde el contexto social es diferente que en el resto del territorio nacional.

En materia de inmigración, el PP propone también una reforma completa del actual sistema de entrada legal en España, es decir, del régimen general y del contingente. Quiere sustituirlo por un modelo que facilite la entrada a quien tiene más fácil integrarse, caso de inmigrantes iberoamericanos o con una cualificación demandada por nuestra economía. Por un lado, creará una Agencia Nacional de Inmigración, que trabajará en colaboración con las agencias privadas que contraten las empresas españolas para cubrir en origen sus puestos de trabajo. Por otro, fijará un número de visados con permiso de residencia a los que se tendrá acceso en función de una distribución objetiva de puntos: contará la lengua, la experiencia profesional, la titulación o el conocimiento del sistema legal y cultural.

A un mes de las generales, el Gobierno, por su parte, no desaprovechó ayer la oportunidad de cargar las tintas contra el PP por sus promesas sobre inmigración. Por boca de su portavoz, advirtió de que en «España no hay un problema con los inmigrantes». Por tanto, «es absurdamente irresponsable» intentar crearlo con la propuesta popular sobre el velo islámico.

«Hay propuestas que retratan a quienes las formulan y declaraciones que a veces sonrojan a la mayoría», aseguró en alusión a las realizadas un día antes por Arias Cañete sobre la cualificación laboral de los inmigrantes. «No hay ningún partido conservador que defienda unas posiciones en estas tesis. Hay que irse muy, muy a la derecha para encontrarlo», aseveró. «Todo rezuma rechazo y menosprecio a los inmigrantes». A renglón seguido, acusó a Rajoy de «incitar a ensalzar el racismo y la xenofobia» con sus propuestas sobre inmigración, que cuestionó por «aventurismo» político. «Todo invita una vez más a crispar y a confrontar», avisó, al término del Consejo de Ministros. A su juicio, la tarea de un Gobierno responsable es buscar la integración, combatir la inmigración ilegal y «no criminalizar la legal». Para ello, debe «garantizar que todos cumplan la ley y no inventarse manuales de uso y costumbres propios de otras épocas», ironizó.