El sector del motor pide ayuda al ICO para estimular las ventas

No habrá recuperación hasta que haya dinero para el cliente. En diciembre se confirmó una caída de ventas.

El sector del motor pide ayuda al ICO para estimular las ventas
El sector del motor pide ayuda al ICO para estimular las ventas

madrid- Todas las asociaciones empresariales del sector del motor, es decir, fabricantes, importadores, industria auxiliar y vendedores, coinciden en el mismo diagnóstico, por lo cual han solicitado al Ministerio de Industria el establecimiento de una línea de crédito a través del ICO, dotada con 10.000 millones de euros, para que el dinero llegue hasta el consumidor. Una cantidad que se canalizaría a través de los concesionarios para llegar hasta el cliente. Según los profesionales del motor, la falta de crédito es la principal razón por la cual no se venden automóviles desde el comienzo de la crisis. Se han endurecido las condiciones solicitadas por los bancos para conceder préstamos para la adquisición de vehículos, con lo cual el mercado prácticamente se ha paralizado. La prueba, las cifras de diciembre, que arrojan un retroceso del 49,9% respecto a las matriculaciones registradas en el mismo mes de 2007. Y un 28,1% en el cierre del ejercicio 2008.
Un documento denominado Plan Integral de Automoción recoge una serie de peticiones para el relanzamiento del sector. En él se propone que esta línea de crédito se articule a través de las financieras de las marcas. Estas entidades canalizaron el pasado ejercicio 22.000 millones de euros para la comercialización de automóviles. No obstante, las condiciones de las financieras no son tampoco un regalo ya que establecen comisiones de apertura de dos puntos y medio o más, con lo que los créditos finales alcanzan un interés del 10% aproximadamente. Sólo cuando las marcas quieren promocionar la venta de algún vehículo suprimen estas comisiones y entonces el interés baja hasta un 7% a plazos de hasta 84 meses.
El Plan Integral de Automoción propone asimismo otra serie de medidas, como mejoras en la logística y en las relaciones laborales para poder adaptar las plantillas según aumente o descienda la producción o evitar el absentismo laboral. O la mejora de las infraestructuras. Dos puntos que afectan directamente a los fabricantes. También se solicita la supresión del Impuesto de Matriculación, algo que habría sido factible hace años, cuando era un impuesto de carácter estatal. Pero se transfirió a las Comunidades Autónomas y, por este concepto, los gobiernos regionales recaudan unos 880 millones de euros y no parece fácil que vayan a renunciar a esta cantidad en momentos de crisis y de renegociación del sistema de financiación autonómica.
Mientras, el mercado sigue derrumbándose. Como ya adelantó LA RAZÓN la semana pasada, las matriculaciones del pasado diciembre han sido la mitad que las registradas en el mismo mes de 2007 y en el conjunto del año, la caída es superior al 28%. A pesar de que, en los últimos días, se han visto operaciones de matriculaciones por parte de algunas marcas, destinadas a intentar «maquillar» cifras de cierre de ejercicio.

Desde 1992
El sector ha vivido en el año que acaba de terminar el peor de su historia reciente. Habría que remontarse a 1992, para encontrar cifras de matriculaciones tan bajas. Desde hace diez años el mercado se ha mantenido en el entorno del millón y medio de coches matriculados, y en los cuatro últimos, había incluso subido hasta superar la cota de los 1,6 millones. El hundimiento de 2008, que ha cerrado con 1.161.496 vehículos, supone la mayor caída de la historia. La producción, por su parte, también ha bajado un 10%, lo que ha provocado de inmediato la presentación de expedientes de regulación de empleo en varias fábricas españolas, como Nissan, Seat y Opel.
Especialmente duro ha sido el mercado de los todoterreno, que, en el conjunto del año, ha retrocedido más del 42%. La inoportunidad de establecer un nuevo impuesto a este tipo de automóviles a partir del 1 de enero de 2008, cuando ya se notaba la crisis en el sector, provocó la paralización del mercado. Las empresas especializadas en estos vehículos arrojan datos muy preocupantes como lo demuestran las bajadas de SsangYong (-78,8), Mahindra (-75,9), Land Rover (-67,8), Dahiatsu (-66,7) Jeep (-64,0), Suzuki (-62,4), Santana (-41,1).
En el balance total del año, Ford se confirma como líder del mercado en España con 106.403 automóviles vendidos, ligeramente por delante de Peugeot, Citroën, Seat y Renault que, por este orden, ocupan las cinco primeras posiciones, todos ellos superando la cota de las cien mil unidades. Por modelos, el Ford Focus fue el superventas de 2008.