Todos con Aguirre en Sol

La presidenta de la Comunidad recordó que este acto nació bajo el mandato del socialista Joaquín Leguina.

Recepción oficial con motivo del 2 de mayo
Recepción oficial con motivo del 2 de mayo

Como si se tratara de un colegio, ayer en la Puerta del Sol, todo el mundo pasaba lista. Los cerca de 1.500 asistentes que acudieron al acto institucional que cada año se celebra en la Real Casa de Correos peinaban casi palmo a palmo el patio de la sede de la Comunidad para poner un «negativo» a todo aquel que no se encontrara.El motivo era el boicot que los socialistas madrileños, liderados por Tomás Gómez, estaban escenificando a la misma hora en la plaza de Manuela Malasaña, en forma de protesta por el cierre de la «Comisión de los Espías», el pasado mes de marzo. Sin embargo, a Esperanza Aguirre le fallaron muy pocos. Se calcula, incluso, que pudo acudir más gente que en años anteriores. De hecho fue necesario habilitar con sillas los dos patios de la sede, una ampliación que otros años no se requirió.El morbo hizo que los miembros del PSOE «detractores» de la estrategia de Gómez se convirtieran en los más buscados y perseguidos. Pero lo cierto es que se encontraron pocos. La disciplina de partido hizo mella en la mayoría, si bien hubo al menos cuatro que desafiaron al «jefe» acudiendo al acto oficial. Estos fueron la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde; la nueva delegada del Gobierno, Amparo Valcarce, el primer presidente regional, Joaquín Leguina, y el diputado regional Pedro Sabando. De él dijo Aguirre, incluso, que le había comentado que tenía mucho interés en que se supiera que estaba allí, en el acto oficial. Los otros tres socialistas explicaron que su presencia respondía a su compromiso con las instituciones. Extrañó no ver a los representantes sindicales. Javier López (CC OO) y José Ricardo Martínez (UGT) sacaron la crisis a relucir para excusar su ausencia: «que la Comunidad de Madrid no está para celebraciones ni para tomar copas», declararon a Efe. Sí se habló de ellos, y mucho en los corrillos, tanto el presidente del PP nacional, Mariano Rajoy, como el vicepresidente regional, entre otros muchos, criticaron su postura en las manifestaciones del 1 de mayo al atacar a la Comunidad por las cifras de paro y «exculpar al Gobierno central, que es quien tiene las competencias en materia de empleo», comentaban.Medallas al corajeDe la crisis, aunque con un mensaje positivo, habló también la presidenta. Aguirre señaló que confía en «el talento, el coraje y la solidaridad de los madrileños» para afrontar la coyuntura económica, y subrayó que «estas cualidades, junto a las ganas de trabajar y de prosperar, los mejores avales de la sociedad madrileña.La anfitriona puso como ejemplo de estos valores a los galardonados con las medallas que cada año se entregan el Dos de Mayo. En esta ocasión recibieron los distintivos en categoría Oro las empresarias Alicia y Esther Koplowitz, y a la Fundación San Pablo CEU.Las siete Grandes Cruces de las Orden del Dos de Mayo fueron recogidas a Olvido Gara, más conocida como Alaska, al restaurante Lhardy, al modisto Elio Berhanyer, al presidente de honor de CEIM, Max Mazin, al Colegio de Ingenieros de Caminos, al diplomático Ion de la Riva y a Pedro Rodríguez Ponga, presidente de la Federación Internacional de Bolsas de Valores. También fueron galardonados del deporte Juan Antonio Corbalán, Paco Gento y José Eulogio Gárate, la Fundación Síndrome de Down de Madrid, los Hospitales San Carlos y Niño Jesús y el colegio Sagrado Corazón, entre otros.Arropada por todosUna vez entregadas las medallas, los invitados salieron a la plaza de la Puerta del Sol a presenciar la parada militar que congregó a más de cinco mil personas que corearon «¿Dónde estás Tomás (Gómez), que no se te ve?» y «¡Rajoy, presidente!». Junto al líder del PP, acudieron a celebrar el Dos de Mayo gran cantidad de miembros del partido, como Manuel Fraga, Pío Gracía Escudero, Soraya Sáenz de Santamaría, Ana Mato y Manuel Pizarro, además de todos los consejeros del Gobierno regional, diputados y senadores. No acudió ni el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, ni su vicealcade, Manuel Cobo; ambos en Milán promocionando la candidatura olímpica. En nombre del Ayuntamiento de Madrid estuvieron presentes la delegada de Cultura, Alicia Moreno, y de Hacienda, Juan Bravo. IU no quiso hacer la pinza con el PSOE en el boicot y acudió a Sol su portavoz, Inés Sabanés, y su coordinador, Gregorio Gordo.

Ofrenda floral a las víctimasA las 12 en punto de la mañana, la presidenta de la Comunidad presidió el tradicional desfile por el Dos de Mayo en la Puerta del Sol, donde realizó una ofrenda floral ante la placa a los héroes del 2 de Mayo de 1808 y otra que recuerda a las víctimas de los atentados del 11-M. Sólo dos horas antes, Aguirre visitaba el cementerio de la Florida, donde yacen los 43 fusilados por las tropas francesas en la montaña de Príncipe Pío.