La cruzada de la Iglesia por la vida

El presidente de la Academia para la Vida, Rino Fisichella, ha animado a los prelados a acudir a la manifestación.

Martínez Camino, secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal, presentaba el pasado 16 de marzo el cartel de la Iglesia contra el aborto
Martínez Camino, secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal, presentaba el pasado 16 de marzo el cartel de la Iglesia contra el aborto

Madrid- La Iglesia lo tiene y lo ha tenido siempre claro: «el ser humano es hijo de Dios desde el mismo momento en que es concebido en el seno de su madre» y es por este motivo que sus derechos deben ser defendidos. Para ello, la Conferencia Episcopal Española (CEE) lanzó una campaña el pasado 16 de marzo que durará hasta el próximo día 30 y en la que denuncia que en muchas ocasiones se protege más a la fauna y la flora que a la vida humana. Así, la CEE pretende contraatacar la inminente reforma de la ley del aborto que ultima el Gobierno.La respuesta no se ha hecho esperar. Asociaciones ecologistas han pedido a la Iglesia que retire la iniciativa, a la que han tachado de «demagógica», además del Gobierno y los sectores de la sociedad a favor del aborto, que se han sentido muy molestos por la misma. Como explica Manuel Portobella, portavoz de la Fundación Kolbe de Publicitarios Católicos, la publicidad ha tenido un «gran impacto polarizado» ya que cuenta con grandes defensores, pero también ha molestado a «quienes era indudable que lo iba a hacer». Lo que, según él, «prueba que es una buena campaña porque no ha dejado indiferente a nadie, ha suscitado el debate» y además, «antes de que saliese, ya se hablaba de ella en todos los medios de comunicación». Sin embargo, Portobella denuncia que la Prensa ha manipulado muchos datos, como decir que la CEE ha realizado un «gran despliegue y una gran inversión» por dedicar 1.300 vallas publicitarias, cerca de 30.000 carteles y ocho millones de folletos distribuidos en iglesias y colegios católicos de 37 ciudades. Un gasto que, según el portavoz de los Publicitarios Católicos, «es lo que cuesta un anuncio durante una semana en TV» y «menos de lo que normalmente se invierte en campañas publicitarias». «De no haber sido por la difusión que le han dado los medios de comunicación», el lince y el bebé «no habrían tenido tanto impacto», explica.Por último, Portobella defiende que la Iglesia y los obispos tienen la «obligación ética y moral» de oponerse al aborto por tratarse de una «cuestión fundamental dentro de sus creencias». Y esto es lo que han hecho prelados de todas las diócesis españolas en los últimos días, en especial el pasado jueves al celebrarse la Jornada por la Vida, convocada por la CEE para concienciar a la sociedad sobre la necesidad de «proteger la vida de los que van a nacer», según explicó Martínez Camino, portavoz de la misma. En la vigilia eucarística que tuvo lugar en la catedral de La Almudena de Madrid, el cardenal Rouco Varela, presidente de la CEE, pidió «leyes que favorezcan los derechos del no nacido a desarrollarse biológicamente y el de sus madres para que puedan dar a luz a esos niños». Por su parte, el arzobispo de Valladolid, Braulio Rodríguez Plaza, advirtió a quienes vulneran «el derecho a nacer» de que Dios «perdona siempre», los humanos «algunas veces», pero la naturaleza «nunca». Por último, el presidente de la Academia Pontificia para la Vida, Rino Fisichella, invitó el pasado viernes a los obispos a «hacerse oír y manifestarse públicamente», en declaraciones a Religión Digital.