La UE celebra a ritmo de rock la apertura de sus fronteras interiores

La Razón
La RazónLa Razón

TALLÍN- Los países bálticos abrieron ayer sus fronteras con la UE en un acto simbólico celebrado a ritmo de rock en el puerto de Tallín, donde arribaron en ferry seis mandatarios europeos para cruzar un control de aduanas por primera vez vacío. El puerto de la capital estonia fue uno de los lugares escogidos para celebrar la ampliación del espacio Schengen de 15 a 24 países, que ya comparten una única frontera externa común. La conocida banda local «The Sun» interpretó un trepidante tema ante los primeros ministros de los tres países bálticos y el de Finlandia, además del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao y Barroso, y el presidente de turno del Consejo de la Unión, el portugués José Sócrates.

El primer ministro finlandés, Matti Vanhanen, fue el encargado de dar la bienvenida a las naciones bálticas al espacio Schengen y se felicitó porque ya no haya «ni fronteras, ni comprobación de pasaportes» entre sus países. El estonio, Toomas Hendrick Ilves, ensalzó también la Europa unida que representa la extensión de las fronteras de Schengen y el impulso que este paso dará a la comunicación entre los pueblos. Barroso calificó el fin de los controles fronterizos en el puerto de Tallín como un acto de gran simbolismo.

Mientras en Zittau, los gobiernos de Alemania, República Checa y Polonia celebraron esta apertura de fronteras. La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó que «estamos asistiendo a un momento histórico».