Palacios considera que la píldora del día después «debe prescribirse»

La consejera de Sanidad y Consumo, María Ángeles Palacios, se refirió ayer a la medida tomada por el Ministerio de Sanidad y Política Social que permitirá la libre dispensación de la píldora del día después sin límite de edad como medida para reducir embarazos no deseados y abortos. Palacios consideró que «se trata de una medida tomada y presentada por puro interés político, y que va contra la buena praxis de la medicina». La consejera argumentó que «la píldora del día después es un medicamento, no un método anticonceptivo, y como tal debería ser prescrita por un médico».

Palacios pidió al Ministerio que «se refuerce la utilización de métodos anticonceptivos, y trabaje la planificación y la información, pero lo que no se puede hacer es promover el uso de la píldora del día después como un método anticonceptivo, porque este medicamento tiene efectos secundarios y posibles contraindicaciones que se deben tener en cuenta a través de las historias clínicas de los pacientes». La consejera lo consideró como «un anuncio con intereses políticos, para abrir un debate nuevo y ocultar así otras cuestiones que este Gobierno parece no querer afrontar, como los cuatro millones de parados».La consejera defendió el papel de los profesionales en la lucha contra los embarazos no deseados, y consideró que la libre dispensación acaba con las necesarias vías de información hacia los pacientes.