Actualidad

«Rajoy me ha dado fuerzas para seguir luchando por mis papeles»

La crisis y el paro centraron la mayoría de las preguntas de los ciudadanos, que buscaban en el líder de los populares respuestas y soluciones. O promesas, como alguno le planteaba si el PP ganaba las próximas elecciones. Uno de los que se decantó por el bolsillo fue Alberto Canales, conductor de un camión de reciclaje en Santander. Tras comentarle a Rajoy que cobraba 850 euros, quiso saber qué haría él con ese dinero. El líder del PP le dijo que aguantara y que lo principal es la familia, al tiempo que aseguraba entender su situación. A Alberto le pareció «adecuada» la contestación, «sobre todo en los tiempos que corren» y aseguró que cree que Rajoy se da cuenta de los problemas de la gente. «O debería», asegura. Pero, «en definitiva, me ha parecido bien». Al futuro, pero sin olvidarse de la crisis, miraba Sergio Fron Marín, un cocinero en paro de Ejea de los Caballeros (Zaragoza). Preguntó a Rajoy si en 2012, en el caso de que el PP estuviese en el Gobierno, su partido estaría preparado para hacer frente al paro, a problemas económicos... El líder del PP fue rotundo: «Sí». Y Sergio se lo creyó, pero a medias. Le parecieron buenos sus argumentos y confesó que, pese a «no confiar nunca en Rajoy, me ha demostrado que sabe hablar y entender». Y lejos de la política se situó Eric Joseph Mboa, un camerunés que lleva cuatro años en situación ilegal. Saltó la valla de Melilla con otros compañeros y, desde entonces, ha trabajado en lo que puede. Rajoy le hizo mirar al futuro y Eric salió del estudio «con más motivación». «Me ha dado fuerzas para seguir luchando», decía. Su rostro mostraba el sufrimiento vivido y las ganas de tener un documento que no le obligue a vivir con miedo. Pero lo tenía claro «vine para lo bueno y lo malo, sobre todo a trabajar». Y reclamó que su regularización «se produzca ahora que soy joven». Mientras, Ana Belén Molina, que trabaja en una consultoría de calidad y Medio Ambiente, no dudó en invitar a Rajoy a su tierra, Martos (Jaén) para que conociera los problemas del sector del aceite. Le dio su tarjeta y se fue contenta, pues la dijeron que «ha preguntado si le voy a poner bien de comer».

Publicidad