Torre de Pelli: La Unesco discutirá en Sevilla su futuro

Un informe muy crítico sobre el proyecto del rascacielos en La Cartuja pone en peligro la denominación de Patrimonio de la Humanidad a tres edificios de Sevilla 

Torre de Pelli: La Unesco discutirá en Sevilla su futuro
Torre de Pelli: La Unesco discutirá en Sevilla su futuro

El Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco se reunirá por primera vez en España entre los días 21 y 30 de junio, y lo hará en Sevilla, ciudad en la que está en marcha un proyecto arquitectónico, espectacular pero muy criticado, y que dicho organismo internacional no ve con muy buenos ojos. En el orden del día de esta reunión está incluido tratar la construcción de un rascacielos en la isla de La Cartuja. Su autor es el arquitecto de origen argentino César Pelli y nacionalizado norteamericano y el edificio medirá 178 metros, casi el doble que la Giralda, con 97,5 metros.

El Icomos (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios), un organismo consultivo oficial de la Unesco, ha presentado un informe demoledor sobre el impacto que para el patrimonio puede tener la construcción del edificio, hecho que motivó que el tema fuese incluido en la reunión que, además, se celebrará en Sevilla. En dicho informe se recordaba que la capital andaluza tiene tres monumentos incluidos como Patrimonio de la Humanidad, la Catedral, el Archivo de Indias y los Reales Alcázares, y que podrían entrar en una llamada «lista en peligro», que no es más que el primer paso para perder esta denominación.

Para intentar buscar una solución que impida que la reunión del Comité de Patrimonio Mundial trate esta cuestión, el director general de Bellas Artes, José Jiménez, viajó la semana pasada a París para reunirse con los responsables de la Unesco, a los que presentó una propuesta de creación de una comisión de expertos que estudie el proyecto de Pelli, el impacto que causará en Sevilla desde el punto del patrimonio y medioambiental y que plantee unas recomendaciones. Todavía no tiene una respuesta. «La situación es delicada porque el Ministerio de Cultura no tiene competencias sobre la conservación del patrimonio», dice José Jiménez, ya que depende de la administración autonómica; sin embargo, se da la paradoja de que en estos temas la Unesco sólo reconoce a los Estados. Antes de anunciarlo en París, el director general de Bellas Artes presentó la propuesta al Ayuntamiento de Sevilla y a la Junta de Andalucía, que la aceptaron. Jiménez espera que la comisión de expertos que propone sea también aceptada por la Unesco, porque si el único documento que se va estudiar en la reunión de Sevilla es el de Icomos, sería abrir la puerta para que los tres monumentos sevillanos Patrimonio de la Humanidad entren en la «lista en peligro».

Ejemplo de patrimonio

De momento, el rascacielos de César Pelli, que ha sido promovido por Cajasol (fruto de la fusión de El Monte y Caja San Fernando), siempre ha contado con el aval del Ayuntamiento de la ciudad y en septiembre de 2009 le concedió la licencia de obras.

Con cuarenta monumentos, España es el segundo país del mundo con denominaciones de Patrimonio de Humanidad. El primero es Italia, con cuarenta y uno, y tecero, China, con 36. «En España hay un trabajo muy bien hecho en materia de conservación del patrimonio y por eso se va a celebrar la reunión en Sevilla», asegura José Jiménez.

A pesar de la polémica que ha acompañado el proyecto de este rascacielos de 178 metros de altura y 43 plantas en la isla de La Cartuja, modificando el «sky line» de Sevilla, además de otras connotaciones simbólicas, lo cierto es que la obra tendrá una gran resonancia en la ciudad. Un informe de Deloitte calculaba el impacto directo e indirecto en 212,46 millones de euros y la creación de 4.071 empleos.

Pero encargar un edificio a César Pelli (Tucumán, 1926) tiene sus costos. Se trata de un arquitecto especializado en rascacielos, el último de ellos, en Madrid, una de las cuatro torres levantadas en el paseo de la Castellana. Pero la más imponente de todas sus obras son la Torres Petrona en Kuala Lumpur (Malasia), que, entre 1998 y 2003, fueron las más altas del mundo, con 452 metros y 88 plantas.

La torre Cajasol de Sevilla tiene un presupuesto de 352,2 millones de euros. Un tercio del edificio acojerá la sede de la entidad financiera y los dos tercios restantes serán de alquiler. La torre es de planta ovalada, con una superficie de 209.000 metros cuadrados.

Un guiño a la Giralda

El rascacielos de César Pelli tiene guiños para todos, y en especial para la Giralda y a la ciudad a que la mira. Así, el edificio es una elipse cuyo eje mira hacia dicho monumento. Está recubierto de vidrio y una celosía de madera que busca sintonizar con la arquitectura mudéjar. La parcela en la que se levantará tiene 41.000 metros cuadrados.