Trichet no «tocará» los tipos hasta marzo tras bajarlos medio punto

Trichet no «tocará» los tipos hasta marzo tras bajarlos medio punto
Trichet no «tocará» los tipos hasta marzo tras bajarlos medio punto

frÁncfort- El Banco Central Europeo (BCE) abarató ayer el precio oficial del dinero en la Eurozona en medio punto, hasta situar los tipos de interés en el 2%. Pero la autoridad monetaria no volverá hasta marzo a aplicar un nuevo recorte de tipos para calentar la maltrecha economía europea. Tras la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, su presidente, Jean-Claude Trichet, avisó de que la próxima cita «importante para la política monetaria será en marzo, cuando tengamos suficientes elementos y nuevas proyecciones». «Teniendo en cuenta que la toma de decisión de la reunión de febrero es dentro de sólo tres semanas no consideramos que pudiera ser un encuentro importante para la política monetaria. Lo será en marzo», aseguró. Precisamente a sus declaraciones, el máximo órgano ejecutivo del BCE redujo por unanimidad el precio del dinero en medio punto porcentual hasta el 2%, un nivel del que no ha bajado hasta la fecha. No obstante, el máximo responsable del banco emisor europeo dejó claro ayer que puede rebajar ese límite actual. Con el recorte decidido ayer, el Consejo de Gobierno ha anticipado un debilitamiento mayor de la economía y un alivio ulterior de las expectativas inflacionistas. Trichet hizo hincapié en que «las presiones inflacionistas han disminuido más, debido, especialmente, al debilitamiento mayor de las perspectivas económicas». «Esperamos que la tasa de inflación en la zona del euro estará en línea con la estabilidad de precios en el medio plazo relevante para la política monetaria». Además, el presidente del BCE destacó que los últimos datos económicos muestran que el área euro experimenta un significativo debilitamiento, relacionado con los efectos de la intensificación y extensión de las turbulencias financieras. La baja de tipos aplicada por el BCE fue ayer aplaudida en los diferentes ámbitos económicos y políticos. El FMI dio la bienvenida a esta decisión y la calificó de «adecuada». El Banco Nacional de Dinamarca también redujo las tasas en 0,75 puntos, hasta el 3%, como reacción a la bajada acometida por el BCE. Sin embargo, la autoridad monetaria europea se ha quedado lejos de la política más agresiva aplicada por la Reserva Federal estadounidense, que redujo los tipos en diciembre hasta una horquilla de entre el 0% y el 0,25%.