Un nuevo antiarrítmico disminuye el riesgo de hospitalizaciones un 24%

Vea el gráfico en el documento adjunto de la pestaña superior

Un nuevo antiarrítmico disminuye  el riesgo de hospitalizaciones un 24%
Un nuevo antiarrítmico disminuye el riesgo de hospitalizaciones un 24%

Los últimos datos de estudio Athenea publicado en «New England of Medical Journal» revelan que la dronedarona, un fármaco contra la fibrilación auricular, disminuye a la mitad los casos de mortalidad de los pacientes

Palpitaciones, dolor de pecho, sensación de ahogo y fatiga forman parte, entre otros signos clínicos, del cuadro de síntomas que experimenta un paciente que sufre fibrilación auricular. Muchos de ellos, un 30 por ciento, terminan hospitalizados o incluso pierden la vida. Sin embargo, según los últimos datos del estudio Athena publicado esta semana en «The New England of Medicine» manifiesta que un nuevo fármaco, dronedarona –desarrollado por los laboratorios Sanofi-Aventis– disminuye hasta un 10 por ciento este tipo de incidencias y, al mismo tiempo, «no presenta más efectos secundarios que el placebo debido a su alta seguridad», apunta el trabajo. Este ensayo ha reducido de forma estadísticamnet significativa el riesgo de una primera hospitalización por causas cardiovasculares o muerte en un 24 por ciento.
La fibrilación auricular afecta aproximadamente al uno por ciento de la población, del cual dos tercios tienen una edad comprendida entre 65 y 85 años, aunque ocasionalmente se presenta en jóvenes. «Uno de los escollos en el tratamiento de estos pacientes lo constituye el alto riesgo de complicaciones, ya que la edad de los mismos suele ser bastante elevada», expone Lluís Mont, jefe de la Unidad de Arritmias del Hospital Clínic de Barcelona e investigador del estudio.

Beneficios
Así, las ventajas de este medicamento, explica el doctor Mont, se acentúan si se tiene en cuenta que el resto de antiarrítmicos clásicos para controlar la fibrilación auricular «no son del todo eficaces y ofrecen complicaciones a largo plazo y efectos secundarios en muchos casos».
Por otra parte, en la publicación también se refleja que a los dos años se disminuye la mortalidad, que pasa de un 3,5 a un 1,5 por ciento, y que según el jefe de la Unidad de Arritmias del Hospital Clínic, «en número relativos estamos hablando de que se reduce a la mitad los casos de fallecimientos, aunque en términos absolutos, no resulte tan significativo». Otro de los puntos que subraya el trabajo es la reducción de la frecuencia cardiaca media durante un episodio de fibrilación auricular de 113 latidos por minuto hasta descender a los 103.
Los factores de riesgo cardiovasculares y las comorbilidades más habituales en este grupo de pacientes son, entre otros, la hipertensión (que se da en un 68 por ciento de los pacientes), la dislipidemia (42 por ciento), insuficiencia cardiaca congestiva (26 por ciento), enfermedades coronarias (18 por ciento) y diabetes (16 por ciento). «En este sentido, el uso de este nuevo antiarrítmico también ha conseguido demostrar una reducción de los ingresos hospitalarios por algunos de estos elementos de riesgo», añaden los autores en el estudio.
El estudio se llevó a cabo durante casi dos años en más de 4.500 pacientes con esta patología y riesgo real de morir. Se establecieron dos grupos uno de control, al que se le administró placebo y otro que tomaba dos dosis diaria de dronedarone.

Características propias
Esta enfermedad, caracterizada por un caos eléctrico en las cámaras superiores del corazón que conlleva contracciones irregulares, carece de una arsenal terapéutico muy efectivo. En la actualidad existe una opción intervencionista para la mayoría de los trastornos del ritmo cardíaco, quedando el tratamiento farmacológico como una alternativa secundaria.
La intervención para eliminar las arritmias se denomina ablación con catéter, y requiere un ingreso de 24 horas. En España se practican una media de más de 6.000 procedimientos de ablación con catéter al año, de los cuales más del 90 por ciento se realiza con éxito y sólo cerca del 1 por ciento tiene complicaciones mayores, siendo la mortalidad menor del 1 por 1000.