Piñera pide disculpas por no haber actuado a tiempo ante la pandemia

El Congreso chileno aprueba nuevas ayudas mientras tres millones de trabajadores retiran fondos de sus pensiones por anticipado

No hay tregua para el presidente chileno Sebastián Piñera. Después de anunciar un proceso de reforma de la constitución que otorgará más derechos sociales -si llega a aprobarse- para apaciguar las marchas del 2019, llegó la pandemia del Covid-19 al país. Y es que el mandatario acaba actuando, pero en ocasiones un poco tarde y de manera obligada, cediendo, quedándose sin la gloria.

Este viernes Piñera pidió disculpas en el marco de la Cuenta Pública 2020 por la eventual falta o insuficiencia de ayuda que las familias chilenas han sufrido durante la pandemia del coronavirus que azota la país, aunque aseguró que el Gobierno se “ha esforzado al máximo”.

“Algunos dicen que la ayuda del Gobierno a las familias afectadas no ha sido suficiente o no ha llegado a tiempo. Y en cierta medida tienen razón. Frente a la magnitud, gravedad y extensión de las crisis a la que nos estamos enfrentando, ningún país y tampoco el nuestro ha podido otorgar la ayuda suficiente para compensar íntegramente los estragos de las familias”, dijo el mandatario en su discurso.

“Pido disculpas a los afectados, pero puedo asegurarles que nuestro Gobierno se ha esforzado al máximo desde el comienzo y no ha descansado ni un solo día, para acompañar y llevar el mayor alivio posible a todas las familias afectadas”, aseguró Piñera sobre la labor del Ejecutivo chileno.

En esta misma línea, el presidente de Chile aseguró que lo más doloroso que se ha vivido en estos meses de pandemia es “la pérdida de las vidas de muchos compatriotas”, por lo que aseguró que “mantenernos firmes y unidos” es la mejor manera de homenajearlos. Piñera, quien empezó priorizando la economía con una holgada apertura de los negocios y el tránsito, ha tenido que dar marcha atrás.

Chile se encuentra bajo estado de excepción desde el pasado 18 de marzo, con toque de queda nocturno, con fronteras, colegios, universidades y todos los comercios no esenciales cerrados. Pese a que en algunas zonas del país la situación ha mejorado y se han levantado cuarentenas, en otras las complicaciones se mantienen o aumentan.

La actividad económica de Chile se hundió un 15,3 % en mayo debido al impacto en la economía de las restricciones sanitarias, como el cierre de comercios que no eran esenciales, mientras que la tasa de desempleo se incrementó hasta el 12,2%.

De hecho, el Congreso chileno aprobó un proyecto de ley impulsado por el Gobierno para ayudar económicamente a la clase media a través de un ingreso de emergencia de unos 650 dólares y créditos blandos para trabajadores. Este proyecto fue aceptado en la Cámara como alternativa a la ya promulgada ley de retirada anticipada del 10% de los fondos de pensiones privados de cada trabajador, promovida por la oposición, pero que ahora será una medida adicional y complementaria.