Una mujer esquizofrénica, culpable de asesinato de un rector de una iglesia de 88 años

Atacó a cuatro personas con un cuchillo en un supermercado

El ataque se produjo en mayo
El ataque se produjo en mayoLa Razón (Custom Credit)

Una madre de 30 años se declaró culpable de matar a un rector de iglesia de 88 años y apuñalar a otras tres personas en un ataque con cuchillo en un supermercado abarrotado. Zara Anne Radcliffe, madre de un niño, apuñaló a John Rees en la cara dentro de una tienda Co-op mientras su esposa Eunice, de 87 años de edad, que sufría de demencia, esperaba en su coche en el pueblo de Peygraig en Rhondda, Gales del Sur, en mayo. En su ataque, Radcliffe, que sufría de esquizofrenia, también apuñaló a la enfermera Lisa Way, de 53 años, a Andrew Price, de 58, y a su compañera de enfermería Gaynor Saurin, de 65.

Rees murió de un traumatismo severo en la cara, incluidas múltiples fracturas faciales. Las otras tres víctimas sobrevivieron. Radcliffe, madre soltera de un hijo pequeño, fue paciente del Royal Glamorgan Hospital durante cinco meses. Salió del hospital al comienzo del confinamiento. Acababa de terminar una relación con un hombre en las semanas previas al ataque.

Radcliffe también creía que la policía ‘no la estaba tomando en serio’ por un presunto asalto en su contra, afirma su familia. Hoy se declaró culpable del homicidio involuntario Rees pero no del asesinato.

También admitió los intentos de asesinato de los otros tres heridos en el incidente.

La Fiscalía admitió que en el momento del incidente Radcliffe sufría de esquizofrenia. Rees, un ingeniero jubilado, vivía con su esposa Eunice en su casa en la cercana Trealaw. Rector de una iglesia, fue descrito como “la definición misma de un buen hombre, extremadamente respetado y querido en la comunidad” por su familia. Su familia le rindió homenaje, diciendo que “haría cualquier cosa por cualquiera” y que iba a ayudar a las otras víctimas del ataque con puñaladas cuando murió.