El Senado ruso ratifica la suspensión del tratado de desarme nuclear INF

Estados Unidos abandonará el acuerdo el próximo 2 de agosto

La decisión de Moscú se produce en respuesta a la decisión de Trump de abandonar el acuerdo
La decisión de Moscú se produce en respuesta a la decisión de Trump de abandonar el acuerdo

El Senado ruso da luz verde a la suspensión del tratado INF. Estados Unidos abandonará el acuerdo el próximo 2 de agosto

El Consejo de Federación (Senado) de Rusia ha aprobado este miércoles la suspensión del tratado de desarme nuclear INF con Estados Unidos en respuesta a una medida similar adoptada por Washington el pasado mes de febrero. La Duma (Cámara baja) ya aprobó el documento el pasado 18 de junio.

El proyecto de ley sobre la suspensión del acuerdo fue presentado ante el Legislativo por el presidente ruso, Vladimir Putin, quien tendrá ahora que promulgar el documento para su entrada en vigor definitiva. A la vez, se indica que el mandatario ruso se reserva el derecho de tomar en el futuro una decisión sobre la reanudación del tratado.

Estados Unidos anunció en febrero que suspendía el cumplimiento de las obligaciones relacionadas con el INF ante la negativa rusa de destruir el misil de crucero ruso Novator 9M729 (SSC-8, conforme a la clasificación de la OTAN), que violaría el tratado, según Washington.

Poco después Rusia anunció que también abandonaba el tratado, si bien desmintió categóricamente las supuestas violaciones del acuerdo, y prometió una respuesta “simétrica”. Eso sí, prometió que no desplegaría armamento que viola el INF, es decir, que tiene un alcance de más de entre 500 y 5.500 kilómetros, ni en la parte europea de Rusia ni en otras zonas del mundo, mientras no lo haga Washington, informa Efe.

Asunto a tratar en la cumbre de la OTAN

Precisamente hoy se reúnen los ministros de Defensa de la OTAN para, entre otras cosas, aprobar medidas ante el anuncio por parte de Moscú. “Decidiremos los próximos pasos de la OTAN en el caso de que Rusia no cumpla. Nuestra respuesta será defensiva, comedida y coordinada. No reflejaremos lo que hace Rusia. No tenemos intención de desplegar nuevos misiles nucleares de tierra en Europa”, indicó el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, en la rueda de prensa previa a la cumbre.

Los aliados tratarán la “continuada violación del tratado INF por parte de Rusia”, que tiene “hasta el 2 de agosto para destruir de manera verificable sus misiles SSC-8, que violan el tratado”. Estados Unidos abandonará en esa fecha el tratado tras constatar que Moscú lo incumple desde hace años.

Fuentes aliadas confirmaron que se dará luz verde a “un paquete de medidas” técnicas que ayudarán a la OTAN a “prepararse para lo que venga después del INF”. Entre ellas destacan las recomendaciones para reforzar los sistemas de defensa aérea, incrementar el intercambio de información entre aliados, contar con datos precisos sobre dónde posiciona Rusia los nuevos misiles y hacia dónde apuntan o conocer si portan una cabeza nuclear o convencional.

Precisaron que la mayoría de estas medidas consisten en iniciar estudios relacionados con esos objetivos, y que en ningún caso contemplan responder a Moscú desarrollando y colocando misiles en suelo europeo, sino “analizando exactamente el despliegue de Rusia, qué capacidades tiene y cómo contrarrestarlas”.

Las fuentes consideraron necesario abrir una reflexión sobre el modo de sustituir el tratado INF, firmado por EE UU y la Unión Soviética en 1987 y explorar qué paraguas de control de armas, desarme y no proliferación garantizaría unos parámetros de seguridad similares. Hay aliados como España, Alemania, Holanda y Canadá que consideran que se debe perseguir un acuerdo global que incluya a potencias nucleares como China, Pakistán o la India.