Erdogan insiste en crear una “zona segura” en Siria

Si no ve pasos por parte de EE UU, el presidente turco tomará medidas de manera unilateral. Planea reasentar allí a entre 2 y 3 millones de refugiados

Refigiados sirios cortan y amontonan tomates para que se sequen bajo en el sol en Izmir (Turquía)
Refigiados sirios cortan y amontonan tomates para que se sequen bajo en el sol en Izmir (Turquía)

Si no ve pasos por parte de EE UU, el presidente turco tomará medidas de manera unilateral. Planea reasentar allí a entre 2 y 3 millones de refugiados

Los temas de debate en la Asamblea General de Naciones Unidas están definidos con anterioridad, pero cada líder de los 190 países invitados a la 74ª sesión aprovecha su estancia en Nueva York para marcar su agenda. Así, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan acude a la ONU con un objetivo claro: hacer realidad su “zona segura” en Siria.

Erdogan y Donald Trump no terminan de ponerse de acuerdo en algunos asuntos básicos para establecer una “zona segura” en el noreste de Siria y al presidente turco se le está agotando la paciencia por lo que reconoce estar dispuesto a “tomar medidas de manera unilateral”.

Antes de partir hasta Estados Unidos, Erdogan reiteró su enfado con la Administración Trump, que hasta la fecha sigue respaldando a las milicias kurdas YPG (consideradas terroristas por Ankara) en el noreste de Siria. Estos combatientes fueron fundamentales en la lucha contra los yihadistas del Estado Islámico (EI), que llegaron a tener un califato real en territorios de Siria e Irak.

Trump y Erdogan llevan tiempo esforzándose en lograr un consenso para crear una zona de contención al este del Eúfrates. En los planes de Ankara, la frontera turca quedaría separada de las zonas controladas por las milicias kurdas y en ese área “tampón”, Erdogan aprovecharía para reasentar refugiados sirios. Cabe recordar, que de los 5,64 millones de refugiados sirios registrados en el mundo, 3,66 se encuentran en Turquía, según datos actualizados de Acnur.

El presidente turco no esconde que el Ejército de Turquía está listo para tomar acciones unilaterales sin Washington, lo que podría avivar la tensión en un país ya de por sí devastado por la guerra, en el que las diferencias de credo y etnia se han exacerbado por completo. “Nuestros preparativos sobre nuestras fronteras están completas”, indicó Erdogan, quien le da a EE UU apenas un par de semanas antes de poner en marcha su propio plan de operaciones.

De acuerdo con el articulista Serkan Demirtas “el asunto de los refugiados ocupará buena parte del discurso de Erdogan” en la ONU, al igual que el año anterior. “Como jefe del Estado del país que más refugiados acoge del mundo, Erdogan hará un llamamiento a los líderes internacionales, particularmente a los europeos, para demandar más apoyo financiero y político a su Gobierno”, destaca Demirtas en el diario “Daily News Hurriyet”. También le repetirá su frustración personalmente al propio Donald Trump durante su encuentro bilateral en los márgenes de la Asamblea General. Asimismo, el mandatario turco tendrá reuniones con Emmanuel Macron y Angela Merkel.

Las cifras de reasentamiento de Erdogan en dicha “zona segura” han pasado de decenas de miles al principio de las negociaciones para después aumentar a 700.000 personas y, desde la semana pasada, ya se ha variado la cifra hasta “entre dos y tres millones” de refugiados sirios reasentados en el norte de su país.

A escasas horas de la respuesta del presidente Trump, el experto Dimitar Bechev asegura a LA RAZÓN que no se trata de una “opción realista”. “No se está listo para gestionar tal escala de reubicaciones de personas de otras partes de Siria. El Ejército de Estados Unidos no está preparado para asumirlo”, asevera Bechev, investigador en The Atlantic Council.