Internacional

Nastya, la heroína ucraniana de 20 años que salvó a más de veinte animales en medio de la guerra: “Son como niños para mí”

Junto con su esposo Arturo, pudo salvar a quince perros, cinco gatos, un camaleón, una tortuga, un hámster e incluso una tarántula

Muchos de los animales salvados quedaron discapacitados tras ser atropellados por un coche o simplemente por la crueldad de alguien
Muchos de los animales salvados quedaron discapacitados tras ser atropellados por un coche o simplemente por la crueldad de alguien FOTO: Instagram

Imagina que todo tu mundo se derrumba a tu alrededor. Tu pequeña y acogedora ciudad es bombardeada sin piedad y los tanques corren por las calles. Los vidrios de las ventanas están rotos debido a las explosiones, no tienes conexión a internet ni celular y tienes que esconderte en el sótano por un par de días seguidos.

De alguna manera, en un raro momento de quietud, logras oír de un vecino que la gente se está reuniendo cerca del puente parcialmente destruido para tratar de huir a un lugar seguro. Solo tienes 30 minutos o incluso menos para recoger todo lo que puedas llevar contigo y dejar tu hogar y todas tus pertenencias sin saber exactamente a dónde vas y cuándo, y si alguna vez, podrás regresar. Esto es lo que han experimentado miles de personas en Irpin, una ciudad una vez tranquila a unos 27 kilómetros de Kiev, donde fuertes combates se han estado librando durante semanas. Algunas de las personas decidieron que no podían permitirse el lujo de llevar a sus animales horrorizados con ellos.

No fue una opción para Anastasiia Tijaia, de 20 años. Junto con su esposo Arturo, de 26 años, y con la ayuda de algunas personas amables, salvó a quince perros, entre ellos algunos discapacitados, cinco gatos, un camaleón, una tortuga, un hámster e incluso una tarántula.

Como contó al periódico ucraniano “Ukrainska Pravda”, antes del comienzo de la invasión dirigía el refugio de animales en Irpin recogiendo perros abandonados en las calles y ayudando a curarlos y encontrar nuevos hogares.

Muchos de ellos quedaron discapacitados tras ser atropellados por un coche o simplemente por la crueldad de alguien. Algunos de ellos estaban parcialmente paralizados después de haber sufrido un traumatismo en la columna vertebral, algunos no tenían una o dos piernas. Nastya entrenaba a los perros y les compraba carros especiales.

Cuando Rusia invadió Ucrania y se desató el infierno, no podía simplemente dejar sus cargos. Para ellos significaría una muerte segura. Ni siquiera pensó en eso, dice que “son como niños para mí”. Se refugiaron juntos durante un tiempo, pero finalmente tuvieron que abandonar la ciudad.

La evacuación de Irpin fue extremadamente peligrosa y al menos 8 personas murieron después de ser alcanzadas por minas rusas o tiroteos. Nastya y Arturo tuvieron que pasear a los animales por todo el pueblo, cruzar el puente y ponerlos en un automóvil proporcionado por una organización benéfica. No fue fácil.

Pusieron a los gatos en un carrito de compras y un camaleón en un bolsillo. Los perros estaban asustados y tiraban de la joven mujer en todas direcciones, volcando los carros de algunos perros e incluso peleándose entre ellos. Algunos tuvieron que ser llevados en brazos, como un perro discapacitado cuyas extremidades traseras amputadas habían comenzado a sangrar. Afortunadamente, algunos de los perros tomaron la iniciativa con un Abuelito de 15 años y un dogo argentino a la cabeza.

No hubo tiempo para tener miedo. Fue entonces cuando fue fotografiada por un periodista. Su imagen se convirtió en una de las más icónicas de la guerra hasta el momento, representando el coraje y la bondad frente a la adversidad. Fueron ayudados por un compañero evacuado Valentyn, quien se hizo cargo de los gatos, y los soldados de la unidad de defensa territorial que los ayudaron a cruzar el puente. Varios otros perros se les unieron en el camino, como Amistad, entregado por los soldados.

Ahora están en Kiev. Continúan a ayudar a sus animales e incluso tuvieron que volver a Irpin para encontrar algunos perros que les soltaron en el primer intento. Excepto tener que rogar durante dos horas a los soldados que los dejaran pasar, la segunda vez fue mucho más fácil.

Ya han enviado 8 perros y 37 gatos a un lugar seguro en Alemania, pero necesitan más fondos para poder alimentar y curar a los animales restantes. Nastya mantendrá a los animales más traumatizados que ahora tienen miedo de contactar con otras personas.

Hay muchos animales abandonados en Irpin. Nastya dice que puede entender a aquellas personas que tuvieron que dejar animales más grandes, por temor a no encontrar transporte, pero “¿Como se puede dejar perros pequeños, a quienes literalmente podrías ponerlos debajo de tu chaqueta?”

Nastya dice que los dueños de otro refugio abandonaron el pueblo y encerraron a decenas de perros y gatos sin comida ni agua. Desde entonces han sido alimentados, pero Nastya le dijo a La Razón que planea ir allí nuevamente para recuperar a los animales, así como a Nayda, una perra que se soltó en Irpin.

Mientras tanto, la batalla de Irpin continúa.