La tarjeta fronteriza siembra el caos en Venezuela

Las autoridades colombianas imponen un documento a los ciudadanos que quieran realizar compras en el país, el cual caduca a los 30 días

Las autoridades colombianas imponen un documento a los ciudadanos que quieran realizar compras en el país, el cual caduca a los 30 días

En el segundo día de la reapertura de la frontera con Colombia, continuó sin descanso la caravana de venezolanos que cruzaban al país vecino en busca de alimentos y productos de primera necesidad. Más de 60.000 personas se movilizaron durante los dos primeros días de la reapertura, con un promedio de cinco mil viajeros por hora, tras un año de cierre unilateral por parte del régimen chavista. Desde primera hora se formaron largas filas caóticas y surgieron ciertos problemas con la nueva tarjeta que exigen las autoridades colombianas a los venezolanos que entran en su país. La Cancillería explicó que dicha tarjeta tiene solo 30 días de vigencia, debido a que es una medida temporal, pero que no podrán cruzar la frontera si no disponen de ella. La exigencia de nuevos procesos para el ingreso como el uso de esta tarjeta fronteriza trajo consigo malestar, rabia, rechazo y tristeza para quienes desconocían la necesidad de solicitar este documento, acordado por las autoridades colombo-venezolanas para hacer los controles a los extranjeros.

El documento que fue entregado en la mitad del puente internacional Simón Bolívar provocó la sorpresa para muchos. «No sabíamos de esto, del lado venezolano nadie nos informó de nada, estamos encontrándonos con esta situación ahora y no sabemos si es para salir o para entrar. Es un caos», aseguraba uno de los afectados.

Mientras tanto una mujer airada advertía: «Ustedes no saben la situación por la que estamos pasando. Estamos cansados de las colas y llegamos acá y más colas, no es justo». Otro venezolano aseguró que «hace falta mucha información al respecto. Esto es desorganización, improvisación de los dos gobiernos que lo único que provoca es más congestión en la frontera».

Los presidentes Nicolás Maduro, de Venezuela, y Juan Manuel Santos, de Colombia, acordaron el jueves habilitar el paso peatonal en la frontera durante 15 horas diarias como parte de una estrategia de apertura gradual de la zona limítrofe, de 2.219 km. Santos indicó que se trata de una «primera fase de apertura», sin precisar cuándo se restaurará el paso de vehículos, fundamentales para que se normalice la actividad comercial en la frontera. Maduro ordenó su cierre el 19 de agosto de 2015 a raíz de un ataque armado contra una patrulla militar venezolana, que dejó tres heridos y que atribuyó a paramilitares colombianos.

En medio de la reapertura, el líder opositor venezolano Henrique Capriles criticó en su cuenta de Twitter el bloqueo fronterizo. «¿De qué sirvió el cierre de frontera por Maduro? De Nada. Sólo para hacerle daño a la gente y buscar una excusa de su fracaso». En medio de la severa escasez de productos básicos que asola a los venezolanos, y que alcanza 80% de los alimentos y las medicinas, muchos cruzaron la frontera hacia Colombia para abastecerse. Del lado colombiano, varios venezolanos dijeron que cruzaron sin llevar la tarjeta migratoria, mientras otros advirtieron que algunos particulares intentaron venderles el documento, que es entregadogratuitamente por las autoridades. Una vez más, siempre hay quien trata de sacar provecho de las desgracias ajenas.