MENÚ
sábado 22 septiembre 2018
09:26
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC

Los reyes Víctor Manuel III y Elena de Italia

Ambos se hicieron pasar en algunas ocasiones por los condes de Pollenzo

  • A la derecha, Elena de Montenegro, y de Italia desde que se casó con Victor Manuel de Saboya, a la izquierda
    A la derecha, Elena de Montenegro, y de Italia desde que se casó con Victor Manuel de Saboya, a la izquierda

Tiempo de lectura 4 min.

24 de agosto de 2018. 06:40h

Comentada
Amadeo-Martín Rey y Cabieses.  24/8/2018

ETIQUETAS

El 9 de mayo de 1946 Víctor Manuel III y Elena de Italia se embarcaron en el «Duca degli Abruzzi», fondeado en Nápoles, como condes de Pollenzo, título ya utilizado por Víctor Manuel III para conservar el incógnito cuando aún era príncipe de Nápoles, y que también habían usado Amadeo I de España, siendo duque de Aosta, y su esposa María Victoria, cuando visitaron recién casados la Exposición de París. Embarcándose en el «María Adelaida» los duques de Aosta llegaron a Marsella y de ahí a la capital francesa, donde, a pesar de su discreción, fueron agasajados por la princesa Clotilde de Saboya –que vivía en el Palais Royal– y por los emperadores en las Tullerías.

En el caso de Víctor Manuel III, su destino era el exilio en Alejandría, Egipto. Allí, pescaba en el lago de Mareotida y en el golfo de Abukir. Como tal conde de Pollenzo viajó por toda Europa, Turquía, Rusia asiática, etc. Y morirá en Egipto en 1947, siendo sepultado no lejos del palacete de via Costantino Choremi, 31, donde había vivido y que había bautizado con el nombre de Jela, como llamaban a su esposa en su tierra montenegrina. Cuando Elena regresó a Europa fue a tratarse su cáncer con el profesor Paul Lamarque, oncólogo de Montpellier. Para ocultar a Elena de la curiosidad que en los hoteles rodea a los famosos, Lamarque le ofreció su casa, el Mas de Rouel, cerca de Montpellier. Las autoridades francesas escribieron en su pasaporte: «Condesa de Pollenzo, Reina de Italia». Los habitantes de la ciudad tuvieron siempre respeto y simpatía por la «Dama de Negro», que vivió y murió entre ellos y que en Italia denominaban la «Regina Buona». En Montpellier también le llamaban «Notre Reine» o «La Reine Sainte», y los niños le decían «Reine aux bombons» porque les daba bombones y caramelos. Y en su tierra natal era llamada «La gema de Montenegro».

El nombre de Pollenzo se origina en una propiedad de 377 hectáreas –de ellas, 127 de bosques–, cerca de Coni, Piamonte, a unos 20 kilómetros de Racconigi. Se asienta sobre la orilla izquierda del Tanaro, sobre las ruinas de la antigua Pollentia, ciudad fronteriza de los romanos. Tiene un castillo en cuyo parque hay catorce pequeños lagos a diversos niveles e intercomunicados. Era, con el castillo de Racconigi, una de las propiedades favoritas del rey Carlos Alberto de Cerdeña, padre de Víctor Manuel II, en cuyo título largo figuraban los de Señor y Conde de Pollenzo. De la «tenuta di Pollenzo», entonces casi abandonada, se enamorará la reina María José de Italia, nuera de Víctor Manuel III y de Elena, y a ella hará frecuentes excursiones. La reina Elena era llamada por su marido «Mammy», así como «Possi» por él y por sus hijos, mientras que su suegro Humberto I le llamaba «Nuccia».

Baja estatura

Entre los remoquetes sufridos por Víctor Manuel contamos el de «Curtatone» y «Sciaboletta» o «Re Sciabolino», puesto por su primo Manuel Filiberto de Saboya-Aosta a causa de su baja estatura, 1,53 m, atribuida a la consanguinidad de sus padres. Ella fue motejada de «Montanara». A Elena de Orleáns, duquesa de Aosta, que ya había rebautizado a Elena como «Ma cousine la bergère», es decir, la pastora recordando sus orígenes montenegrinos, país dedicado tradicionalmente a la ganadería, se le ocurrió rescatar un episodio del «Risorgimento», «Curtatone» y «Montanara», del que no era difícil deducir la referencia a Víctor Manuel y Elena. También la llamaban «La Chiocchia» o «La Montenegrina». Durante su juventud, Elena, que se había educado en San Petersburgo, era llamada «Lenochka» por su admirador el conde Carlos Gustaf Emil von Mannerheim, guardia imperial del zar, luego mariscal y héroe finlandés, defensor de la independencia de Finlandia durante la Segunda Guerra Mundial y luego dos veces presidente de la República de Finlandia.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs