Prêt-à-Portals: cosiendo estilos opuestos

Judit Mascó y Roberto Torretta
Judit Mascó y Roberto Torretta

«Hay cosas que no se compran, que no tienen precio, que son como un beso, una caricia, un pellizco... Una tarde de verano». Javier Escobar lleva toda su vida trabajando en la industria de la moda –fue el alma máter de la pasarela Gaudí y transfirió su luz personal a Cibeles durante más de 25 ediciones–, pero en los últimos años parece haber derivado en poeta, sobre todo cuando habla de aquello que le apasiona. Él no sólo organiza, sino que inspira y alimenta: la convocatoria de Prêt-à-Portals Fashion Weekend, que se desarrolla este fin de semana en Mallorca, no habría sido posible sin él, elemento cohesionador de la iniciativa. «Conozco a Javier desde mis inicios en Barcelona y cuando me llamó y me propuso el proyecto con esa ilusión que transmite siempre no pude negarme», explica una Judit Mascó radiante. La catalana se ha trasladado, junto a otros cuatro modelos, hasta Puerto Portals, el epicentro del lujo y el estilo del Mediterráneo, para vivir una particular experiencia «fashionista» a las órdenes de cinco agujas «top» de la moda nacional. Judit Mascó, Clara Alonso, Teresa Baca, Juan Betancourt y Bimba Bosé se dejaron vestir por los cinco universos creativos de Roberto Torretta, Juan Vidal, José Miró, Lydia Delgado y Ángel Schlesser. «Los diseñadores han pensado, según su estilo, dos “looks” para cada modelo, y hemos recorrido las mejores boutiques de Puerto Portals para encontrar las prendas adecuadas», explica Natalia Bengoechea, estilista de la iniciativa junto a Ana Pérez.

«Live shooting» con Gorka Postigo

Al caer la noche, Puerto Portals comienza a atraer a la «jet set» mallorquina. Pero cuando además se celebra una fiesta «vip» en la que se puede observar trabajar en vivo a uno de los grandes fotógrafos nacionales captando con su obturador mágico a diseñadores y modelos, la convocatoria asciende un par de puntos. Gorka Postigo es metódico y profesional, y le intimida ligeramente realizar un «shooting» con público, pero una vez comienza a disparar es imparable. Juan Betancourt y Lydia Delgado son la primera pareja en pisar el escenario. El cubano afincado en Nueva York se ha convertido en el nuevo rostro internacional gracias a unos rasgos que le han valido continuas comparaciones con Jon Kortajarena: «Creo que cada vez se me compara menos con él y empieza a sonar mi nombre, aunque por supuesto es un honor y un halago», confiesa. Respecto a su pareja creativa, asegura conocer y admirar el trabajo de Lydia Delgado y haberla seguido en la pasarela. «Es divertido que yo sea el único varón y que sus colecciones estén centradas en la mujer: así se deja más espacio a la creatividad», afirma, algo en lo que coincide ella. «Juan tiene dos facetas y me gusta la añiñada. Es educado, divino y maravilloso, además de muy buen modelo, y he pensado para él un “look” sofisticado, aunque estoy un poco virgen en esto de ser estilista y he pedido mucho asesoramiento», explica.

Les sustituyen sobre el escenario Juan Vidal y Clara Alonso. El jovencísimo diseñador valenciano ha conseguido, gracias a su incansable trabajo y a su prestigioso talento –ha ganado el premio a mejor colección de Cibeles dos años consecutivos–, abrirse paso hasta lo más alto de la moda española. Para Alonso ideó un estilo marinero muy en consonancia con el entorno portuario. «Clara tiene una imagen muy “girly” y la he transformado en un marinero afeminado inspirándome en Cocteau y Fassbinder», algo que a la «top» internacional le divirtió enormemente.

Dejarse sorprender

Ángel Schlesser y Bimba Bosé componían, quizá, la pareja más extraña del elenco. «Ni yo soy tan serio y formal como parezco ni Bimba es tan moderna. Eso son prototipos que la gente se crea. Ella es una modelo versátil además de una excelente persona», explicó Schlesser. Y la DJ expresó su acuerdo: «Me gusta mucho su trabajo, le sigo desde siempre y creo que tiene la capacidad de ser conciso y elegante siempre. Quiero dejarme sorprender y aprender de aquellos que saben, porque al final yo soy una vaga, no sé hacer nada por mí misma: subir al escenario, sonreír y hacer el gamberro puede hacerlo casi cualquiera». Otra pareja de contrastes que sorprendió por su buena química fue la formada por José Miró y Teresa. El diseñador, único originario de Palma, se ha instalado en Nueva York, es docente en el Fashion Institute of Technology y va a presentar su nueva colección en Londres. «Estar con gente joven me da la vida. Mis alumnos han acabado en Louis Vuitton, Balmain o Narciso Rodríguez, y eso es un orgullo para mí». Prêt-à-Portals Fashion Weekend le ha dado la oportunidad de visitar a su familia y de interactuar con Teresa Baca, otra nativa «amigrada»: «Resido en Londres y soy feliz allí, es donde más trabajo tengo». Judit Mascó, en cambio, dejó hace tiempo atrás esa vida estresante saltando de país a país, aunque asegura que está cerrando el ciclo y volviendo a sus orígenes: «Yo empecé en el mundo de la publicidad antes de dar el salto a la pasarela, y curiosamente ahora, a mi edad, es cuando más ofertas de modelo comercial recibo». Vestida por Roberto Torretta, el diseñador destacó que «Judit es cuidadosa, meticulosa y siempre hace las cosas fáciles, aunque delimita muy bien sus límites porque es una veterana. A nivel personal es encantadora y educada, y siempre aporta su opinión. ¡No podía tener una pareja mejor!»,